Hoy comemos en... Steak 'n Shake

Hoy comemos en... Steak 'n Shake

Hoy comemos en... Steak 'n Shake

¿Quién dijo que la comida rápida era mala para la salud y el paladar? América nos da un zas! en toda la boca a los que presumimos de no consumir hamburguesas fast food y nos enseña que la tradición es la mejor receta para el éxito. ¿Preparado para conocerles?

Cuando me hablaron de la franquicia de fast food de Steak 'n Shake pensé que otra cadena de comida rápida iba a convertir a nuestros adolescentes en adultos con cero gusto por la comida y grandes posibilidades de sufrir un infarto, Paquirrines potenciales, vamos. Uno más de tantos pseudorestaurantes que venden los restos de los restos de la ternera, los tomates que quedan en el fondo de la nevera y una patatas congeladas que dejaron de ser un tubérculo antes incluso de crecer. Y no hay nada como un buen prejuicio para una súperheroína hamburguesil como yo. Desde el minuto uno y de la mano de uno de sus gerentes, Francisco J. Zafra, este restaurante me dejó con la boca abierta.

stake n shake madrid

Steak 'n Shake Madrid tiene una estética cuidada pero sin ostentaciones. Todo recuerda al pasado pero sin caer en lo artificial.

Abriendo sus puertas para nosotros y mostrando absolutamente TODO lo que tienen que ofrecer, sin tapujos y sin tapaderas de ningún tipo, este local situado en la Plaza de Canalejas en pleno centro de Madrid, a un paso de la Puerta del Sol y rodeado del Madriz con Z más castizo, me enseñó a creer. Impossible is nothing, dicen los optimistas y desde luego en Steak 'n Shake hacen fácil lo difícil: convertir la comida rápida en otro concepto en el que calidad no está reñido con rapidez y asequible no es sinónimo de mediocre. ¿Cómo? Según nos cuentan, el secreto no está en la masa sino en la tradición. Ochenta años haciendo las cosas bien les avalan. Más de 500 restaurantes que tienen años de experiencia haciendo lo que hacen les ofrecen una visión de lo que realmente buscan los consumidores, el low cost de las hamburguesas sin perder la frescura.

¿Y si al final me despierto y todo ha sido un sueño de Resines? Sólo espero que si es así, tenga una hamburguesa en una mano y un batido en la otra de Steak 'n Shake.

Tras adentrarnos en su historia y descubrir que llevan ochenta años preparando sus batidos y sus hamburguesas de la misma manera, vemos una cocina limpia, con un orden estricto y una meticulosidad digna de las mejores cadenas de montaje. “In Sight It Must Be Right” es el lema de una cocina abierta a la vista de ojos curiosos que quieren ver si su hamburguesa será recalentada en un microondas (no vi ni uno para calentarse el café), o si será cuidada con cariño. Mi madre siempre dice que lo que bien está bien parece, y aquí lo tenían todo en estado de revista, sin olvidar ni un detalle.

stake n shake madrid

Cocina como un reloj. Producto fresco. Resultado tremebundo en Steak 'n Shake Madrid.

Como somos avaros y gente con un apetito más propio de Obélix que de una persona humana normal y corriente, pedimos cuatro hamburguesas con las cuatro variedades diferentes de patatas que tienen, porque ya que estamos, pues nos cebamos como dios manda. Soy una gocha y decidí dejarme la operación bikini en mis otros pantalones. La Western BBQ’n’Bacon fue todo un acierto. Dos steakburger con queso americano, bacon ahumado, cebolla cruda, cebolla crujiente y salsa barbacoa. La carne la trataron como hace ochenta años, aplastándola y girándola con el mismo trinchador y la misma pala. Una salsa barbacoa potente que le daba jugosidad, y una hamburguesa con un crunch por la cebolla muy interesante. Mención aparte las patatas fritas con parmesano y especias, que estaban realmente crujientes gracias al proceso tan cuidado en su elaboración. Fritas en el momento y sí, naturales. Las vi con mis ojos de mirar y eran patatas de las de verdad, con forma de patatas y cortadas con guillotina. Patata patata. Y claro, se nota.

La segunda, una Veggie Melt. Acabo de comprarme un bikini y no quiero que cuando vaya a la playa piensen que hay una ballena varada en la orilla, así que pedí un sándwich vegetal con lechuga, tomate, queso Pepper Jack, guacamole y champiñones a la plancha. Ouh yeah nena, qué guacamole. ¿Sabes cuando piensas que nada podría ser tan perfecto como despertarte al lado de Michael Fassbender? Pues este sándwich sólo mejoraría si el que lo lleva a la mesa es Michael Fassbender. Qué bueno, por dios. Mi media langosta ni siquiera se dio cuenta de que no llevaba carne. Estaba realmente rico, ligero y con un toque de mantequilla en el pan tostado que te recordaba que seguía siendo calórico. Las patatas esta vez eran las que llevan vinagre. Originales y con un sabor que llegó a mi memoria en forma de recuerdo. Una noche en el Santa Mónica Pier, un paseo por el muelle, un cucurucho de patatas y yo caminando entre estadounidenses. Eran las mismas que comí aquella noche y me supieron a gloria entonces y ahora.

La Jalapeño Crunch, recomendación para los amantes del picante, con doble de carne, jalapeño, salsa picante, queso Pepper Jack, mayonesa Chipotle y cebolla frita crujiente. Mucho fuego para esta heroína, pero según mi acompañante, que parece tener el estómago recubierto de una aleación de acero valyrio y mithril, estaba muy rica. Tengo que decir que me sirvió para saborear medio vaso de limonada que me hicieron en el momento, que sabía a limón y me recordó que estábamos en verano. Muy fresca y nada dulce. Con esta pedimos las patatas cheese and bacon, las peores de las cuatro porque el queso cheddar empapaba las patatas y perdían parte del crujiente.

La última fue la hamburguesa Royale, con doble de carne, lechuga, tomate, bacon, mayonesa y un huevo frito. Partiendo de la base de que el huevo es para mojar con pan en un plato y con tu madre al lado, diré que es la que menos llamó mi atención. Iba acompañada de las patatas con sal marina y pimienta negra, algo potentes para mi gusto, pero quizá influyó el hecho de estar tan llena que el botón de mi vaquero se soltó, así que mi paladar no estaba al 100%.

Y ahora vamos con lo que mola, la segunda parte del nombre del local y la razón que me ha traído hasta el km cero de España: los batidos. El 80% de ellos es puro helado así que tienen una consistencia imposible para tomar con pajita y perfecta para comer con cucharilla. Como se me había soltado el botón del pantalón, aproveché y pedí tres de ellos: el de menta con galletas oreo, que era espectacular; el de speculoos y un side by side de vainilla y chocolate, sencillo y perfecto. Hacía años que no me tomaba un batido así y entonces supe porque la guía Zagat les ha otorgado en más de una ocasión el premio al mejor batido de estadounidense. Un orgasmo de helado en cada cucharada, una oleada de sabor, de pura delicia en cada papila gustativa. La razón de mis dos kilos de más en la báscula esta mañana y el motivo de mi sonrisa al escribir estas letras. Espectacular, sobre todo el de menta y oreo, fresco y sensacional.

stake n shake madrid

Batidos de helado con orgasmo incluido en Steak 'n Shake Madrid

Cuando me di cuenta de que estaba en pleno Madrid, en el sótano de un local rodeada de gente comiendo hamburguesas, con camareras sonrientes que llevaban los platos a las mesas, comprendí que el concepto de fast food puede cambiar, y que ellos lo han hecho. Porque yo lo quiero todo, quiero frescura y calidad y rapidez y buen precio y sabor y amabilidad en el trato, y quiero ver lo que como y distinguir cada sabor y disfrutar de una comida rápida sin tener la sensación de engullir las calorías de tres cocidos completos en un sándwich de carne. No quiero grasas, ni carnes en warmers durante siglos, ni lechugas amarillas que ni siquiera están dentro del pan. Quiero un término medio entre una hamburguesería de cuchillo y tenedor y un triste Big Mac. Y en ese centro empieza a levantarse Steak ’n Shake. Conceptos que innovan siguiendo tradiciones que funcionan. Bienvenidos, chicos, nos vemos pronto porque ahora sí comeré comida rápida si es vuestra.

 

Steak 'n Shake
Plaza de Canalejas 3
Madrid
steaknshake.eu
Más imágenes: 
hamburguesas en steak 'n shake
logo steak 'n shake
veggie melt steak 'n shake
cocinas steak 'n shake
preparando milkshakes en steak 'n shake
fachada del steak 'n shake madrid
puerta del steak 'n shake madrid
sala del steak 'n shake madrid
milkshakes en el steak 'n shake
sandwich veggie melt del steak 'n shake
patatas con queso cheddar y bacon del steak 'n shake
bacon y carne en la parrilla del steak 'n shake
batidos en el steak 'n shake madrid, de speculoos, side by side de vainilla y chocolate y de menta y oreo de izquierda a derecha
localizadores para no moverte de la mesa del steak 'n shake
detalle de las hamburguesas gourmet del steak 'n shake
parrila del steak 'n shake madrid
vasos helados para batidos en el steak 'n shake
sala del sótano del steak 'n shake madrid
fachada lateral del steak 'n shake madrid
camareras en el steak 'n shake Madrid
camarera esperando comanda en el steak 'n shake
batidos artesanos en el steak 'n shake Madrid
detalle de las comandas del steak 'n shake
Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Anabel Palomares

Ana Belén Palomares (Madrid, 1986). Diplomada en fisioterapia, pero dedicada al mundo de la moda en una de la mayores cadenas de España, esta chica madrileña vive entre libros de cocina y discos... Saber más...