¿Quién es Sia?

¿Quién es Sia?
Jueves, 5 de Marzo del 2015     |    Por Anabel Palomares

¿Quién es Sia?

Hay cantantes que necesitan peinados estrambóticos, cuerpos esculturales, voces espectaculares o coreografías imposibles para alcanzar la fama y el éxito. Y luego está Sia, que desecha lo primero y recoge lo segundo, sin más armas que el talento.  

Mi padre siempre dice que es mejor ser del comedio, no ser el mejor pero tampoco el peor. Aplicable al curro es el equivalente a esforzarte, trabajar duro y hacer un poco la pelota al calvo de tu jefe, pero sin pasarte. Pasar desapercibido, en plan ninja. Haces tu trabajo y no se te ve. Sin ir con máscara al curro, eso sí. Para Sia también fue así durante un tiempo. Después de empezar tocando palos de jazz y R&B, se dedicó a ser una ninja, siempre a la sombra de las grandes estrellas. Haciendo sus coros, componiendo su música. Pasando desapercibida. Ganando premios pero sin hacerse eco.

Después de luchar mucho y muchos años (lleva 17 en esto de la música), por fin se la ve. Y no como a cualquier estrella del pop, con pechos turgentes, traseros prietos y muchas clases de baile encima. A ella se la ve en cada sonido, y a la vez no se la ve. Sólo se la intuye, debajo de una peluca Blonde Bob, o de espaldas entre el decorado del escenario, formando parte del atrezo. ¿No enseña su rostro por marketing? ¿O es más fea que un troll de las cavernas y piensa que ese tipo de belleza puede no favorecerla? O simplemente cree que tiene mejor culo que J.Lo y quiere que sólo nos fijemos en eso. Quizás son complejos, miedo escénico o simple vergüenza. O puede que sea lo contrario y quiera demostrar que para triunfar no hace falta una cara bonita, sino talento y buen hacer. Nada de bellezas exóticas, bailes sensuales ni bodies que tapen lo justo para necesitar ir con las ingles brasileñas hechas 365 días al año. Sólo música, sin caras, o con caras feas como las de este videoclip.

Sia, la diva esquiva de moda. La ninja de los escenarios. La de la peluca rubia a lo chicas de oro

Sia lleva tanto con nosotros que es parte de la música, en general. Bandas sonoras de pelis como El Gran Gatsby o Cincuenta sombras de Grey (lo único bueno de toda la peli es su canción, me temo), de series, como a Dos metros bajo tierra, y autora de Diamonds de Rihanna o Pretty Hurts de Beyoncé entre otras muchas.

Hay quien piensa que el dolor y el sufrimiento es el único camino para alcanzar la verdadera genialidad, y tras sufrir la pérdida de su novio en un accidente en su juventud, las adicciones y hasta un intento de suicidio, ha alcanzado la genialidad. Tal vez sólo sea arte lo que intenta acercarnos ahora. Se escucha en su timbre, se siente en nuestra piel, y se ve en como baila su alter ego en los dos últimos videoclips de la cantante. Un intento por acercarnos la danza contemporánea a los que no somos eruditos ni expertos, un intento por crear emociones tan cercanas que a cualquiera le erice la piel. Maddie Ziegler es la niña de 12 años elegida para transmitir todo lo que la voz de Sia no puede hacer llegar a nuestros ojos. Ya nos sorprendió con el videoclip de Chandelier, con tanto que contar en manos de una niña, con una letra asombrosa y triste que produce un efecto nostálgico y hasta deprimente del que no podemos huir. Nos atrapa y nos encanta que lo haga.

Maddie Ziegler en el videoclip de "Chandelier"

Ahora con Elastic Heart parte la pana, se queda con toda la banda y planta a Shia LaBeouf, con el que comparte nombre, adicciones y desintoxicación, con su pequeña miniyo en una jaula. Pura metáfora de una lucha constante en vida, de la superación, del dolor, del amor y de todo aquello que nos hace humanos. Ira. Rabia. Ternura. Amor. Tristeza. Miedo. Pasión. Experimentas tanto que hasta te pierdes, sintiéndote más vulnerable, pero también más humano y vivo. El simil de una relación entre dos personas que luchan hasta que entienden que son lo mismo, y juegan, y sonríen y tratan de escapar de su jaula. Nudo en la garganta y chapó para el niño mimado de Hollywood, que decidió dejar de ser sólo guapo y convertirse en hombre, mostrándose en un papel mudo en el que se ha lucido tanto que hasta duele mirarle. Señor LaBeouf, le ha sentado bien la rehabilitación... Oh My Love...

Shia LaBeouf y Maddie Ziegler en el videoclip de "Elastic Heart"

¿Sabéis estos cantantes que se te meten dentro de la piel, provocándote escalofríos al escucharles? Son pocos los afortunados que pueden decir que después de disfrutarles miles de veces, aún siguen poniéndome la piel de gallina con cada una de las notas. Y no hablo de canciones que arropen recuerdos. No me refiero a ese olor a churros y panceta que pareces percibir al escuchar Paquito el chocolatero. No hablo de verte tumbada en la cama, con granos de preadolescencia y deseando que Everything I Do algún día suene en tu boda. Hablo de esa primera vez que escuchas algo, y se te mete tan dentro que sabes que ya va a ser parte de ti hasta el fin de los días, o hasta que pase de moda y dejes de escucharla en los cuarenta principales cada dos por tres. Hablo de canciones que parece siempre que es la primera vez que las escuchas, porque el vello de tu nuca se electriza siempre que suenan. Canciones como las que la diva que esconde su rostro nos regala. Gracias Sia, por hacernos un poco más humanos y vulnerables. 

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Anabel Palomares

Ana Belén Palomares (Madrid, 1986). Diplomada en fisioterapia, pero dedicada al mundo de la moda en una de la mayores cadenas de España, esta chica madrileña vive entre libros de cocina y discos... Saber más...