Los peores tatuajes del fútbol

Los peores tatuajes del fútbol

Famosos, ricos y atractivos. Estos deportistas de élite lo tienen todo, menos buen gusto a la hora de elegir el arte sobre la piel.

Soy ese tipo de novias que fingen que el fútbol le interesa sólo por hacer feliz a su chico. Lo sé, no hay que mentir, pero en el fondo me entretengo mucho imaginándome a los futbolistas sin camiseta y haciendo rankings de abdominales imponentes, brazos musculosos y por supuesto, tatuajes. Pero no tatuajes sexys, de esos que suben la temperatura, o tatuajes artísticos, de los que se merecerían un marco. No. Tatuajes cutres. Tatuajes que han sido un fail: FAILTUAJES. Así que aquí va el ranking de los cinco peores tatuajes del mundo del fútbol.

Un casting con más de 15.000 aspirantes. Sólo cinco finalistas. ¿Quién será el poseedor del peor tatuaje?

 

5. Ángel Fabián Di María Hernández (Rosario, 14 de Febrero de 1988). Futbolista argentino que juega actuamente en el Real Madrid. Luce orgulloso en su antebrazo izquierdo una frase que dice "Nacer en la Perdriel fue y será lo mejor que me pasó en la vida". Tío, mola que te enorgullezcas de tus raíces y tal, pero... ¿La tipografía? ¿El marco? El colega que te retó a hacértelo, merece un monumento.

 

4. Sergio Ramos García (Sevilla, 30 de Marzo de 1986). Jugador del Real Madrid. Además de ser una de mis excusas para ver cuerpos musculosos desnudos (colgar aquí las fotos), es el propietario de un tatuaje completo de la Virgen y Jesucristo a tamaño 1:10, que ocupa su brazo izquierdo. Lo combina con un tribal en la muñeca derecha y un... ¿Ave fénix? ¿Un águila? ¿Una paloma? No he conseguido averiguar lo que es, pero parece uno de esos tatuajes chungos de la trena, eso sí.

           

 

3. Zlatan Ibrahimović (Suecia, 3 de Octubre de 1981). Actual integrante del Paris-Saint Germain, luce un gigantesco dragón rojo, que comparte espalda con una carpa Koi (entre otros clásicos). Pero eso no es lo que más me llama la atención. Dos ases, uno sobre el otro. Corazón sobre trébol. Why? Because yes. Y punto. Supongo que es por si tiene que echar mano de alguno durante una partida clandestina de póker. O porque sí, sin más.

 

2. David Robert Joseph Beckham (Londres, 2 de Mayo de 1975), es un ex-futbolista inglés. En realidad es un tío buenorro que una vez jugó al fútbol. Un tío muuuuuy buenorro. Y mi excusa real para escribir este post y poner una foto suya. Una detrás de otra. Pero vamos al lío. El problema real de sus tatuajes es... Es... La incoherencia. Incoherencia a la hora de mezclar. Mezclar tooooodo lo que se te ocurra. Imágenes religiosas, como el que luce en su pecho, con tres querubines y un jesucristo que se parece a él (lo cierto es que siempre que imagino a Dios, se da un aire a Beckham, no sé porque). Imágenes estilo old school con una pin-up con la cara de su mujer en el antebrazo izquierdo. Frases de amor en hebreo en el mismo brazo, el nombre de su mujer en sanscrito (mal escrito, por cierto, según se oye por ahí). Un Jesucristo sentado en el costado derecho. Una imagen de un ángel en el brazo derecho, con nubes, alas y demás complementos. Un tatuaje Hanzi chino con una frase muy filosófica, y en la, espalda el premio gordo, nombres por doquier (de sus hijos), una cruz con alas y más alas de un Jesús cabizbajo. Aún así, sigue estando tremendo. Con y sin tatuajes. Y sin ropa.

 

1. José María Gutiérrez Hernández (Madrid, 31 de Octubre de 1976), conocido como Guti, es un ex futbolista de esos modernos dentro y fuera del campo. Pero esto es demasiado cool hasta para el hipster más hipster. Tatuarte en el brazo izquierdouna imagen de la capilla sixtina... Demasiado hasta para el Papa. Demasiado para todos. Por ello, este crack del fútbol y de la vida (y no es sarcasmo) gana este partido por goleada. Premio para el caballero.

 

Y para terminar, y sólo por el placer de hacerlo y porque ya he cogido carrerilla, os regalo una última foto, donde se demuestra que no sólo los chicos malos llenos de tatuajes nos gustan. También nos gustan los tipos como Cristiano Ronaldo, que tiene un estilo clásico y pulcro, que nunca pasa de moda, temporada tras temporada. Arde.


Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Anabel Palomares

Ana Belén Palomares (Madrid, 1986). Diplomada en fisioterapia, pero dedicada al mundo de la moda en una de la mayores cadenas de España, esta chica madrileña vive entre libros de cocina y discos... Saber más...