La teoría del "padre orco - hija elfo"

La teoría del "padre orco - hija elfo"

En el mundo del famoseo hay un hecho inexplicable por la ciencia, ¿cómo pueden tener hijos tan guapos gente tan fea? Hoy en Glupglup analizamos los casos más significativos de este fenómeno genético.

Si viviera en 1865 disfrutaría de los trajes de época, los bailes en los que apenas se toca al acompañante, la invención del teléfono o de la aspiradora y el placer de ver las estrellas todas las noches sólo con asomarme al balcón, gracias a que aún no hemos hecho de la contaminación lumínica un sello de capitales europeas. Realmente, si viviera en esos años, buscaría a Mendel por toda Europa hasta llamar a su puerta y decirle: "tus leyes de Mendel son muy bonitas, pero no tienes cojones a explicarme como la genética escribe el rostro de Liv Taylor con los genes del cantante de Aerosmith". Y entonces Mendel me miraría, pondría cara de tristeza y se retiraría a pasar el resto de su vida en un rancho, cultivando maíz y llorando por las esquinas.

Ni el mejor científico será capaz nunca de explicar la lotería de la genética, así que cuidado con tus apuestas, que a cualquiera le puede tocar un Paquirrín de premio gordo

Está claro que el mejor ejemplo es el de Steven Tyler, que no sólo ha tenido una hija como Liv, capaz de representar en el cine a la raza más bella de todas las inventadas por el hombre sin necesidad de efectos de luz excesivos, sino que ha tenido una hija más que es modelo (de tallas grandes, pero aquí también nos gustan las jamonas), un hijo que no está nada mal y a Chelsea, que es un diamante en bruto de la belleza. El ADN Tyler se ha entrenado para captar lo único bueno de Steven, su amplia sonrisa, y ha sido capaz de desterrar todo lo demás consiguiendo estos bellezones.

         

Otro ejemplo de evolución es el de Lily Collins. Es una it girl del momento, puramente trendy, una mujer elegante, guapa y joven actriz que no se parece a su padre, el músico británico Phil Collins. Es cierto que si entrecerramos los ojos y forzamos la vista, entrevemos ligeros parecidos razonables, que más parecen atisbos de semejanza que reproducción de facciones. Espero y deseo que a la melenaza de Lily no le pase a la de su padre, que fue quedándose en la funda de la almohada en la década de los 90.

El mundo del rock es oscuro y parece que alberga enigmas indescifrables, como el de Mick Jagger. Es posiblemente el hombre más feo que ha pisado un escenario, y a pesar de eso ha tenido tres hijas preciosas. Y mira que era difícil, porque de donde no hay no se puede sacar. Me imagino el óvulo desechando todo lo que no le gustaba de ese espermatozoide que acababa de fecundarla: las orejas fuera, la nariz nada, el tono de piel es demasiado amarillo, las arrugas para las pasas, la boca también fuera, los ojos... Los ojos podemos quedárnoslos, pero los demás genes mejor los pongo yo. Increíble pero cierto.

Y seguimos con los Rolling Stones, porque que además de ser uno de los mejores grupos de rock de la historia, son también los músicos más feos con las hijas más guapas de la historia. El guitarrista del grupo, Keith Richards es el vivo ejemplo de la erótica del poder, porque sino no me explico como su mujer, la ex-modelo Patti Hansen (adivinad cual de los tres pibones de la foto es), pudo enamorarse de él. Sí, lo sé, la belleza está en el interior y la bestia al final se convierte en príncipe, pero el castillo le tenía siendo ya feo. ¿No os parece sospechoso?

Fuera de la música también se da el fenómeno "padre orco, hijo elfo" y sino, mirad a la hija del feo director Ron Howard. La joven Dallas, es una pelirroja de las que quitan el sentido, y él es de los que lo quitan también, pero del susto. La actriz tuvo suerte y se agenció el genoma del pelo besado por el fuego, y dejó el de orejas de soplillo.

Y el último ejemplo que no quería pasar por alto es el de Jim Carrey. Conocí a su hija en las audiciones de American Idol, porque debí haber nacido en California y porque los realities me encantan y más si son de música o de comida. Por cierto, ¿para cuando uno de cocineros cantantes? Patente en curso. El caso es que pensé, no puede ser su hija, no hace tantos gestos con la cara como él, ni abre tanto los ojos, ni parece el gracioso de las fiestas. Era una chica normal, resultona quizás, por lo que pasa a formar parte de los premios de la lotería genética.

               

Tal vez lo que pasa es que las leyes de Mendel y la teoría de la evolución de Darwin se solapan, y lo que sucede es que el propio genoma autodestruye parte de sus enlaces, y evoluciona en una selección natural que ofrece muchos ejemplos de bellezas salidas de orcos. Eso explicaría los ejemplos anteriores, pero si mi teoría fuera cierta, la expareja de guapos más guapos de Hollywood no habría tenido a Rumer Willis, y yo me parecería más a Sheldon Cooper que a Cristina Pedroche.

 

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Anabel Palomares

Ana Belén Palomares (Madrid, 1986). Diplomada en fisioterapia, pero dedicada al mundo de la moda en una de la mayores cadenas de España, esta chica madrileña vive entre libros de cocina y discos... Saber más...