5 cenas relámpago para niños imposibles

Miércoles, 11 de Febrero del 2015     |    Por Rebeca Rus

5 cenas relámpago para niños imposibles

Muchos miembros de Glup Glup somos padres que quieren dar lo mejor a sus hijos, pero también somos humanos que quieren abrazarse a ese sillón del que se enamoraron. Para esos días (casi todos) en los que sólo quieres llenar el buche de tu camada de una forma sana y rica, pero esforzándote lo mínimo en la cocina y en un tiempo récord, os damos estas ideas exprés.

Está claro, has tenido un día horrible: tu jefe estaba especialmente pejiguero, tus compañeros son todos unos mentecatos, el transporte público olía a cantina chunga y cuando has llegado a tu casa y te has cambiado de ropa para estar más cómodo, el mayor se ha acordado de que había que salir urgentemente a comprar un cuaderno nuevo de lengua porque el otro está acabado. Además no hay ropa interior para mañana, no encuentras el traje de judo y en tu casa se ha desatado un tornado. El último ingrediente para este cóctel Molotov que tienes entre tus manos es que esa pandilla de encantadores chupópteros que se hacen llamar “tus hijos” tienen hambre y quieren cenar ya. Y no cualquier cosa.

Si al final del día ofreces esta triste estampa es mucho mejor que no enciendas el horno. Por ti. Por todos.

Lejos quedaron aquellos maravillosos tiempos en los que tú y tu pareja podíais comer cualquier cosa entre dos rebanadas de pan mientras veíais la tele y os quejábais del día de mierda que habíais tenido. Ahora en cambio os tenéis que sentar en la mesa, ¡con un mantel! ¡Y cubiertos! ¡Y cocinar! ¡De verdad!

Al final del día todos estamos cansados y somos poco comprensivos.

Y como he dicho antes, no cualquier cosa. Los niños son seres encantadores, pero caprichosos como ellos solos y ante tu sugerencia de cenar una ensalada sencillita o un pescadito improvisado en tu envase especial de silicona para microondas pueden montar el Desembarco de Normandía en tu comedor.  

Un consejo de 1º de cocina facilonga: el ketchup hace que todo esté buenísimo. 

Aún así, en Glup Glup tenemos unas cuantas ideas para ayudarte con ese marrón que te acaba de caer encima y te proponemos una serie de recetas sencillas, sanísimas y, lo más importante, que te ayudarán a conseguir los tres tenedores en la guía improvisada de las Mejores Cenas 2015 que están escribiendo tus cachorros (ya te hemos ofrecido postres súper rápidos aquí y recetas para hacer con huevos en 5 minutos aquí). Sólo necesitarás: un equipamiento básico en tu cocina, una serie de ingredientes que se pueden comprar en el último momento en la tienda de la esquina de tu barrio y ninguna gana para prepararlos. Además, nuestras recetas se hacen en un periquete y podrás prepararlo todo durante un corte publicitario, a no ser que sea de una de las cadenas del grupo Atresmedia, claro (en ese caso puedes hacer cualquier receta del último libro de cocina de Paco Roncero).

 

EL PURÉ PASO DE TODO

Para 4

Ellos quieren cenar YA y tú quieres que coman verduras AHORA, siendo “ahora” un estado temporal literal del bueno pero bueno de verdad. En estos casos no hay nada como una buena olla exprés,que te permitirá cocinar las verduras a toda pastilla y manteniendo muchas (más) vitaminas. Otro punto extra: puedes echarle a este puré lo que te salga del nabo (chistaco), las verduras que no estén tan bonitas y cualquier cosa que pienses que está a punto de caducarse (pero aún no). Y encima se lo puedes vender a tus hijos como una oportunidad única de tomar sus “5 al día” en una sola tacada.

No subestimes el poder milagroso de los picatostes.

INGREDIENTES: 700 gr. de verdura variada (yo echo 1 calabacín grande, 2 zanahorias, un manojo de acelgas o espinacas, 1 nabo, 2 patatas o así), 600 gr de caldo de pollo o verduras (o agua si tu alacena está en el mismo estado que la mía el día antes de ir al mercado), 1 puerro o 1 cebolleta, aceite de oliva, sal, pimienta, nuez moscada, 1 yogur griego y picatostes (F-U-N-D-A-M-E-N-T-A-L, si no tienes este ingrediente toda la receta se viene abajo).

Calienta aceite de oliva en una olla exprés y rehoga un puerro picado hasta que esté transparente. Añade todas las verduras limpias y cortadas en trozos (si las lavas bien no hace falta pelar algunas. Las patatas no, burros). Cubre todo con el caldo, salpimenta a tu gusto y cierra la olla exprés. Sigue las instrucciones de tu olla, pero lo normal es que en dos minutos estén todas las verduras hechas. Enfría la olla debajo del chorro de agua fría para acelerar el proceso (y poder abrirla sin que te estalle en la cara) y tritura el contenido con tu batidora. En el último momento añade el yogur, bate fino y sirve con picatostes.  Siéntete como un progenitor que está haciendo bien su trabajo.

 

LA PASTA DESGANADA TOTAL

Para 4

¿Una cena que se hace en un periquete y que se come más rápido aún? ¿Y con verduras a porrillo? Efectivamente: nuestra receta de pasta con salchichas tiene un montón de verduras, pero enmascaradas bajo un sabor estupendérrimo. Tan fácil que aunque lo hagas sin ganas te lo comerás con un montón de ellas. Y tus niños más.

La pasta está riquísima, pero debería haber una forma más rápida de hacerla, ¿verdad?

INGREDIENTES: 400 gr de pasta corta tipo penne (si es fresca tardarás menos aún en hacer esta cena), 2 cda de aceite de oliva, 400 gr de salchichas, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, ½ l de caldo de pollo, 1 cdta de especias italianas, ¼ cucharadita de cayena molida, 1 lata de passata de tomate de 400 gr. (o tomate frito de bote), 1 bolsa de espinacas baby, 1 puñado de champiñones, queso parmesano rallado a porrillo, sal y pimienta.

Pon una cacerola con agua a calentar (si tienes un hervidor puedes calentarla mucho más rápido) y cocina la pasta siguiendo las instrucciones. Mientras en una sartén saltea con aceite la cebolla, el ajo y los champiñones que previamente habrás picado en la picadora. Cuando la cebolla empiece a transparentarse añade la salchicha partida en trocitos. Rehoga el conjunto hasta que la carne se vuelva rosada. Añade el caldo, las especies y el tomate triturado y deja freír por cinco minutos. En los últimos dos minutos de cocción añade las espinacas. Cuela la pasta, añádela a la salsa, espolvorea con mucho parmesano y sirve antes de que se desgañiten gritando “tengo hambre”.

 

LA CAZUELA DE SALCHICHAS ARREJUNTADA

Para 4

Hay días que el mundo se te hace cuesta arriba, pero tú te sientes que vas rodando cuesta abajo. Es en ese momento donde agradecerías que apareciera por la puerta tu madre con un tupper de esas albóndigas en salsa tan estupendas que prepara, pero ella se ha largado de viaje con el Inserso y está bailando la conga en un hotel de la Costa Dorada. La muy egoísta. Afortunadamente, hoy compartimos contigo una receta tan contundente como unas buenas albóndigas, reconfortante y que se convertirá en la cena favorita de tus peques (porque está buenísima) y la tuya (porque está buenísima y es rapidísima).

La carne es esa cosa tan rica que enmascara el sabor de las verduras.

INGREDIENTES: 20 salchichas de buena calidad, 1 paquete de tiras de bacon ahumado, 1 cebolla, 1 diente de ajo, 1 zanahoria, 1 poco de apio, 1 buen vaso de vino, 1 lata de tomate triturado de 800 gr, 2 frascos de judías blancas cocidas, aceite de oliva virgen extra, romero, tomillo y salvia secas, laurel, sal, pimienta y una barra de pan de buena calidad (tipo chapata o de pueblo).

Calienta aceite en una sartén y fríe el bacón cortado en tiras. Cuando suelte la grasa y esté crujiente, añade la cebolla, el ajo, la zanahoria y el apio picados en la picadora. Salpimenta y añade las especias secas más el laurel. Remueve un poco y añade el vino tinto. Cuando el líquido se haya reducido la mitad añade el tomate y las judías blancas escurridas de su líquido de cocción. Deja que se sofría todo. Mientras tanto, pon otra sartén a calentar y haz las salchichas (si las abres en dos se harán más rápido). Según vayan haciéndose las salchichas pásalas a la sartén con el sofrito. Por último parte el pan en croutons, empapa bien de aceite y de especias como romero y tomillo y dóralos un poco en la sartén con la grasita de las salchichas.


 

EL PESCADO EN UN PIS PAS

Para 4

Sí, los niños y el pescado es una combinación tan peligrosa como mezclar el Red Bull con el alcohol de garrafón, pero hay maneras de enmascarar el asunto y hacer que sea  lo más rápido e indoloro posible. Es por su bien. Y esta receta por el nuestro.

 

INGREDIENTES: 400 gr de puré de patata (puede ser instantáneo, por eso estas recetas son rápidas), 400 gr de pescado congelado (funciona mejor si lo descongelas antes), 200 gr de gambas peladas congeladas (ídem), 1 limón, queso parmesano, perejil, 1 diente de ajo, sal, pimienta y aceite de oliva.

Mete el pescado congelado, las gambas, el diente de ajo, sal, perejil, pimienta, la ralladura de un limón y queso parmesano en la picadora. Tritura bien y mezcla lo que te salga con el puré de patata hasta formar una pasta de aspecto grumoso. Forma pequeñas hamburguesas con la pasta y haz a la plancha en una sartén muy caliente en la que habrás echado aceite de oliva. Las puedes servir solas o con una salsa de tomate. Triunfo seguro.

 

LOS SNICHTZELS “YACASIESTÁN”

Para 4

Los Snichtzels son versiones evolucionadas del pollo rebozado que hacían nuestras madres allá por los 80, pero con un nombre mucho más chulo y con un plus de sabor en el rebozado. Se lo comerán sin rechistar, así que aprovecha que están de buen humor para poner en el plato un poco de ensalada y obligarles a intercalar bocados. Te lo agradecerán en el futuro… o no.

A tus hijos les hará mucha ilusión comerse un plato que se pronuncia estornudando (¡snichtzels!) o que tiene el nombre de un objeto que sale en las novelas de Harry Potter.

INGREDIENTES: 2 huevos, ½ taza de harina, ¼ cda de pimienta blanca, ¼ cucharadita de cebolla en polvo, sal, 1 taza de pan rallado, 4 solomillos de pollo y aceite para freír. Guarnición: ensalada de tomate, pepino, cebolla roja, etc.

Prepara un cuenco y dos bolsas de plástico limpias: en el cuenco bate los dos huevos, en la primera bolsa mezcla la harina con la pimienta, la sal y la cebolla en polvo; y en lasegunda pon el pan rallado. Pon abundante aceite a calentar en una sartén y mientras tanto pica unas hortalizas a cascoporro para la ensalada. Pasa los solomillos de pollo primero por la harina, luego por el huevo y por último en el pan rallado (mete todos los trozos en la primera bolsa, cierra, agita, pasa por el cuenco y repite la operación en la tercera bolsa. Ya verás que se tarda poquísimo y se mancha menos). Cuando el aceite esté caliente fríe los solomillos rebozados. Cuando esté dorado por todas partes, sácalo y déjalo en papel absorbente para que recoja toda la grasa. Sirve con la ensalada.

 

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Rebeca Rus

Rebeca Rus (Madrid, 1974) es creativa publicitaria, escritora, columnista y responsable de la sección de cocina de la Revista Cuore. Es la autora de los libros "Sabrina:1-El Mundo:0", "Sabrina... Saber más...