La verdadera razón por la que se han divorciado Tim Burton y Helena Bonham Carter

Martes, 30 de Diciembre del 2014     |    Por Chiqui Palomares

La verdadera razón por la que se han divorciado Tim Burton y Helena Bonham Carter

Bueno, no se han divorciado porque no estaban casados. Se han separado. ¿Y por qué lo han hecho, tras trece felices años de relación? En exclusiva para Glupglup, revelamos aquí el secreto: Helena Bonham Carter ha descubierto que Tim Burton la odiaba DESDE EL PRINCIPIO.

Año 1985. Helena Bonham Carter es una joven que actúa en sensibles películas sobre la época victoriana como Una habitación con vistas. Allí tenía 19 años, y sin ser guapísima sí era atractiva, o como decimos los hombres con cierta sofisticada cultura, tenía un muerdo.

Poco después Helena protagonizaba Regreso a Howards End. La Bonham Carter salía bastante mona, la verdad. Y qué pelazo:

Ojo que mientras se rodaba la película, Helena se estaba enrollando con Kenneth Branagh, la pareja de Emma Thompson. Y esta mientras tanto abrazándola. Madre mía qué culebrones hay fuera de la pantalla, más que dentro a veces.

Total, que Helena se quedó con Kenneth y este, loco de amor, la sacaba con diversos escotes decimonónicos en Frankenstein:

Pero en esa misma película, Kenneth obligaba a Helena, por exigencias del guión, no a desnudarse como si estuviera en una película cualquiera española, sino a hacerse cosas en la cara:

El caso es que la carrera de Helena Bonham Carter iba cada vez mejor. En El club de la lucha interpretaba a Marla, que lo veas como lo veas tiene mucho morbo.

La película, en la que compartía escena con Brad Pitt, se estrenó en 1999 (sí, ya hace 15 años). Casualmente, también en 1999 Helena rompió con Kenneth.

Y llegamos al momento en el que nuestros protagonistas, Tim Burton y Helena Bonham Carter, se conocen. Tim se pone a rodar El planeta de los simios (Tim, no juegues con los mitos) y en el rodaje se lía con una actriz. Uno pensaría que la opción lógica era liarse con Estella Warren:

Pero no. Tim Burton se lía con Helena Bonham Carter, que en ese momento no tenía su mejor aspecto:

Ya, ya sé que lo que he dicho sobre Helena en Howards End (repásalo si quieres, un poco más arriba) iba mejor aquí, pero mira, las cosas salen como salen en los artículos, no se las puede forzar.

El caso es que desde entonces Tim y Helena se convierten en una pareja inseparable. Y desde entonces Tim le da un montón de papeles a su pareja. Por ejemplo, en Big Fish le da dos. Una de chica normal y corriente, tan normal y corriente que ni nos acordamos de cuál es. El segundo es este:

Así es. En la primera película con Burton su mujer hacía de simio, y en la segunda, de bruja con parche. Tim Burton, eres un romántico. A lo mejor estaba intentando reproducir lo que hizo Branagh en Frankenstein. Yo qué sé. La mente de los hombres es muy complicada.

En Charlie y la fábrica de chocolate la cosa mejoraba, porque el papel de Helena era sólo de mujer desaliñada y pobre:

Y salía en total dos minutos y medio en toda la película. Sí, lo he cronometrado. Con ese peinado y esos guantes dickensianos y los dientes medio negros y esa cara de amargura.

-A ver, Tim, empiezo a pensar que tienes algo contra mí. Sólo me sacas con unos caretos que vamos…

-Tienes razón, cariño, perdona. Para mi próxima película no te pondré maquillaje ni deformaré tu cara ni te vestiré de espantajo:

Sí, la voz de la novia cadáver es la de la Bonham Carter.

Qué extraño sentido del humor el del señor Burton. O qué ganas de hundir a la pobre Bonham Carter. Porque en la siguiente le dice que va a hacer de vendedora de tartas, el típico papel inofensivo. Te voy a sacar con escote, como hacía tu querido Kenneth. Y ella acepta, y mira: Sweeney Todd.

​Ah, una cosa: que tienes que salir con cara de loca y con el tono de piel de un cadáver.

La obsesión de Tim Burton con que su mujer saliera muerta o casi muerta es para hacérselo mirar, la verdad. Claro, Helena ya empezaba a protestar; estaba con la mosca dentro de la boca, o la cucaracha en el pelo, o como se diga el refrán. Pero Tim Burton le decía que eran imaginaciones suyas (de Helena, no de Tim):

-¡Cómo puedes pensar eso, si tú eres mi reina! ¡Si tú te mereces la más grande de las coronas!

No está confirmado que Tim Burton dijera exactamente esas palabras, pero vaya:

                                        

 

Encuesta: ¿Está diciendo en este Gif ¡TIIIIM! o no?

En efecto, Helena era una reina en Alicia en el País de las maravillas. Una reina loquísima pero sobre todo con un cabezón que hace que todo el rato estés pensando en Carromero.

Por aquel entonces Tim Burton iba a hacer la película de Furia de Titanes. ¿Te imaginas la escena?

Pista: Helena no haría de Zeus.

Vale, esto último me lo he inventado. ¿Pero es verosímil? Sí.

Helena estaba que echaba humo por las orejas, así que en la siguiente Tim le dio una tregua. Vuelven los escotes, le pone de pelirroja de la vida, vamos, debería ser la chica más guapa de la peli. Pues no, porque ella sale así, en efecto:

 

Pero Burton contrata para Dark Shadows a Eva Green, a Michelle Pfeiffer y a Bella Heathcoate, que hace honor a su nombre. ¿Cómo se puede competir contra eso? Por cierto, Helena, tu papel es de mujer que es psicóloga pero está como una cabra, no sé si te lo había comentado. Ah, y casi siempre está borracha. Y al final es una vampira (SPOILER).

Tras las separación ¿quién se quedará con la custodia de Johnny Deep?

A estas alturas ya incluso Helena Bonham Carter debía saber, por muy ciega de amor que estuviera, que Tim Burton le tenía manía. No, déjale, es que el chico es así, raro, ya desde niño tenía sus cosas y... NO. Te estás hundiendo, Helena. No soporta verte guapa en pantalla. Te está saboteando.

Es más, ¿sabes a quién te pareces en la de Dark Shadows?

-No, ¿a quién?

(a veces creo que las actrices me hablan, sí). Te pareces A LISA MARIE, LA EX DE TIM BURTON.

No me digas que no se parece un poco en el peinado y el vestido y el movimiento a aquella escena de Mars Attacks. Un poco, ¿no?

¿Os habéis fijado en que su novia de entonces también salía en una película suya y a pesar de estar buena Burton se las arregla para que en realidad sea un marciano cabezón? ¿Es una pauta esto o no? Pensad que en Ed Wood también aparecía Lisa Marie y también hacía de Vampira:

                             

Y en Sleepy Hollow también sale Lisa Marie y hace de mujer a la que ajustician por bruja de una manera muy sangrienta. Nos ahorramos el gif por respeto a las almas sensibles y porque estoy agotado de hacer gifs.

De las veces que ha sacado hecho un adefesio a su otra novia, Johnny Depp, hablamos otro día, que se nos está haciendo tarde.

Así que claro, a Helena se le inflan ya las narices. Y sucede la siguiente escena (recreación dramática):

BURTON: Oye, cariño, estoy pensando en una película que va de un perro muerto que resucita y…

BONHAM CARTER: NO CUENTES CONMIGO, FRIKI.

Y un par de años más tarde:

BURTON: Oye, cariño, estoy pensando en hacer una película llamada Big Eyes que…

BONHAM CARTER: NO CUENTES CONMIGO, FRIKI.

BURTON: No, lo de los ojos grandes es otra cosa, no se refiere a…

BONHAM CARTER: QUE NO CUENTES CONMIGO, FRIKI.

Porque Helena Bonham Carter había asumido al fin lo que estaba claro desde el principio: que la única razón de su marido para hacer películas era encontrar nuevos modos de disfrazarla de espantajo. Y por ahí no se puede pasar, porque lo primero en una relación es el respeto. Por eso desde Glup-glup aplaudimos el “ahí te quedas” de Helena y aconsejamos a la próxima novia de Tim Burton, sea quien sea, que antes de aceptar un papel en su próxima película se asegure bien de que el papel no incluya la colocación de una prótesis, cuernos, maquillaje extremo o un gato disecado en el moño.

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Chiqui Palomares

Chiqui Palomares (Madrid, 1974) es creativo publicitario y escritor. Odia hablar de sí mismo en tercera persona. Le gusta el pollo asao, Bar Refaeli y esa chica con la que se cruza por la calle. A... Saber más...