Si sólo puedes leer un libro que sea este - Oct '13

Jueves, 24 de Octubre del 2013     |    Por Rebeca Rus

Si sólo puedes leer un libro que sea este - Oct '13

Ya sabemos que no te da tiempo a leer todo lo que quisieras, por eso solo te recomendamos uno.

La lista de mis deseos
Autor: Gregoire Delacourt - Editorial: Maeva - Págs: 160

Cuándo puedes tenerlo todo, ¿qué es lo que importa de verdad?

Sinopsis:

La protagonista de esta historia es Jocelyne, apodada Jo, que regenta su propia mercería en Arras, una pequeña ciudad francesa, y escribe un blog sobre costura y manualidades, diezdedosdeoro, que cuenta ya con miles de seguidores. Sus mejores amigas son las gemelas propietarias del salón de belleza vecino. Su marido, Jocelyn, también Jo, es de lo más normalito, y sus dos hijos ya no viven en casa. En este punto de su vida no puede evitar sentir cierta nostalgia al pensar en sus ya caducas ilusiones de juventud, cuando soñaba con ser modista en París.

Cuando las gemelas la convencen para que juegue al Euromillón, se encuentra, de repente, con dieciocho millones de euros en las manos, y la posibilidad de tener todo lo que quiera. En ese momento es cuando Jo decide empezar a escribir una lista enumerando todos sus deseos, desde una lámpara para la mesa de la entrada hasta una nueva cortina para la ducha; porque, para su propia sorpresa, ya no está del todo segura de si el dinero realmente trae la felicidad…

Da muy buen rollito pero en ningún momento hablan de baguettes y croissants. Epic fail.

Esta novelita ha sido calificada como “la perfecta lectura anti-crisis” en Francia, convirtiéndose en uno de los best-sellers de este año con más de 500.000 ejemplares vendidos.

La lista de mis deseos fue publicitada como una novela optimista lo que confirma mi sospecha de que muchas veces los del departamento de marketing de las editoriales sólo se leen la sinopsis de lo que publican y poco más. Eso o que beben mucho del porrón. Al contrario, me pareció una novela bastante agridulce y en ocasiones triste y amarga. Pero si algo he podido sacar en positivo de La lista de mis deseos, y la razón por la que recomiendo su lectura, es la importancia que le concede a las pequeñas cosas, esas cosas que últimamente parecemos haber olvidado y que no tienen nada que ver con la crisis. Nos hace pensar (y aunque duela mucho, niños, es necesario) que hemos estado viviendo los últimos años con una brújula desimantada que nos indicaba justo la dirección opuesta que deberíamos seguir. Porque… ¿qué es lo que queremos? ¿Qué nos hace verdaderamente felices, pero felices de verdad? ¿Cuáles son los sueños que no nos atrevemos a hacer realidad? Rara vez están en el expositor de una tienda de lujo.

Como dirían Albano y Romina la felicidad es la playa de noche, la ola que viene y que va… no un bolso de tres mil euros. Y en Mi lista de deseos iremos descubriendo junto a Jo, la protagonista, que aquello que pensamos que deseamos no nos hace tan felices como pensamos.

Recomiendo leerla con un taza de chocolate azteca (nivel de dulzura al nivel de la historia) de Cacao Sampaka.

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Rebeca Rus

Rebeca Rus (Madrid, 1974) es creativa publicitaria, escritora, columnista y responsable de la sección de cocina de la Revista Cuore. Es la autora de los libros "Sabrina:1-El Mundo:0", "Sabrina... Saber más...