True Detective: En el olimpo de las series

Martes, 29 de Abril del 2014     |    Por Javi DC

True Detective: En el olimpo de las series

True Detective se ha convertido en la serie revelación de la temporada. No es una serie al uso, con solo ocho capítulos en su primera temporada, pero han sido más que suficientes para que crítica y publico la hayan colocado directamente en el tan exclusivo "Olimpo de las Series".

Las series llegan a los serieadictos sin saberlo. Una conversación en el metro, un ranking en una web, un amigo te la recomienda... pero llegan a tu vida. No recuerdo como llegó True Detective a la mía. Pero sea como fuere, estoy inmensamente agradecido porque así haya sido.

Soy bastante exigente con el arranque de las series. De hecho, me cuesta mucho engancharme a una. Necesito siete u ocho capítulos hasta que mi cuerpo me pida otro. Pero con True Detective no había ese margen que tienen otras series de catorce o veinticuatro capítulos por temporada. Esta traía solo ocho. Así que el primero era a vida o muerte. Era el test que iba a decidir si seguía hasta el final o no. Y ganó.

True Detective ya venía de fábrica con buenos credenciales. En primer lugar el canal de televisión americano que la produce: HBO. Mi favorito. Responsable de series como Los Soprano, Juego de Tronos, Mad Men o la jefa maestra de las series de este siglo: The Wire. La tarjeta de visita pintaba bien. Pero aún había más. Como en todas las series anteriores, en esta no solo habían cuidado el reparto sino que habían echando el resto. A la cabeza de la serie están el renacido Matthew McConaughey y el incombustible Woody Harrelson. Dos bicharracos del cine que por algún motivo habían decidido bajar al mundo de las series. ¿Por qué? Muy sencillo, la historia merecía la pena.

Y esta idea se puede llevar perfectamente al mundo de ficción de sus personajes: la historia merece la pena. Así es como comienza la serie para dos detectives de Luisiana, Rust Cohle, interpretado por McConaughey, y Marty Hart, al que da vida en la pantalla Harrelson, quienes se ven involucrados en un caso cuya historia les supone un reto personal: el asesinato de una joven bajo un arbol, la cual parece haber sido protagonista de un macabro ritual lleno de incognitas. Ambos detectives se vuelcan en el caso llegando a convertirse en una historia casi personal llegar a resolverlo. La vida de Marty es muy familiar, con una mujer y dos hijos, pero como buen detective americano, el alcohol y las amantes hacen que no sea una persona muy tratable por las mañanas. Aun así sigue siendo un personaje muy tradicional americano. Pero Rust es un bicho raro. Apodado "El recaudador", este detective se plantea preguntas metafísicas mientras dibuja en un cuaderno todas sus averiguaciones. Las charlas con su compañero harán que más de una vez el espectador salga de la historia y piense en su propia vida más que en la serie. Un personaje brilante y que rompe el molde de la serie desde el principio.

A PARTIR DE AQUÍ HAY LIGEROS SPOILERS DE LA SERIE, AVISADOS QUEDÁIS.

Una de las claves del éxito conceptual de la serie es sin duda la forma de narrarla. Mientras vemos a ambos detectives intentar resolver el caso, la historia es intercalada por interrogatorios paralelos a ambos personajes dieciocho años depués del caso, por parte de la actual policía estatal, que está investigando la resolución de ese mismo caso. Esta situación pone al espectador en dos planos temporales a la vez de la misma historia. Las dos tramas se funden en una sola cuando el caso es aparentemente resuelto por los detectives. Pero dieciocho años después de haber cerrado el caso, ni los policías actuales ni Rust están seguros de haberlo hecho bien y siguen buscando respuestas. Lo cual lleva a los dos detectives a volver a unirse para llegar hasta el fondo del asunto de una vez por todas.

Otra de las claves de la excelencia de la serie es la dirección artística. Yo soy de la opinión de que cuando la intro de una serie es buena, con buena música, currada, de las que no pasas con el mando hacia delante, es porque la serie está igual de cuidada. ¿Quién no se traga cada vez la de Juego de Tronos? Taaaaaan taaaaaan tananantan tananaaaaaaaaaaan... ¡Es que me vengo arriba! La llevo de tono en el móvil y todo. Bueno, a lo que iba, que la intro de True Detective, es una obra de arte. Como el resto de la serie. Planos aéreos de las zonas más inhóspitas de Luisiana, escenarios lúgubres y sombríos, carreteras por las que no quieres pasar en tu vida, planos secuencia para quedarte con la boca abierta... todo eso mezclado con una música ambiental que te hace acurrucarte en un rincón del sofá y arroparte hasta la nariz. Planos cortos y largos muy a lo Breaking Bad pero sin el sol del desierto, más bien a la sombra de la duda y la intriga. Además, a todo esto le acompaña el guión, que es una pasada. No se le puede poner ni una sola pega. Los diálogos entre los protagonistas sobre la naturaleza del hombre, la existencia de Dios o el sentido de la vida ponen la piel de gallina.

Y por último, tengo que hablar de Matthew McConaughey. Sigo a día de hoy, después de ver Dallas Buyer Club y El Lobo de Wall Street, pregúntándome qué le habrá pasado durante el tiempo que no ha salido en la gran pantalla para que haya sufrido este salto tan inmenso de calidad en su manera de actuar y, sobre todo, a la hora de elegir proyectos. Su papel en True Detective desde luego que es el más agradecido hasta ahora en su nueva vida profesional, pero aun así no creo que haya sido nada fácil meterse en el papel de este policía tan poco común. La verdad es que Woody Harrelson está a la altura de las circunstancias, marcando madíbula y poniendo acento del este de Tejas, demostrando que es un fuera de serie. Pero Matthew SE SALE de todo lo demás. Le da sentido a cada linea del guión y a cada rasgo de su personaje. Y más aun teniendo en cuenta el cambio de registro que efectua interpretando a su mismo personaje con dieciocho años de diferencia. Un regalo para el espectador y para los amantes de las series. 

Después de revivir todo esto para vosotros no me va a quedar más remedio que volver a ver estos ocho magnificos episodios de la primera temporada. Me ha entrado el mono. Os dejo.

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Javi DC

Javi Del Campo (Madrid, 1983). Criado entre Steven Spielberg y Los Héroes del Silencio, de alguna manera estaba destinado a caminar sobre esa pequeña linea que separa al mitómano del friki. Amante... Saber más...