Cómo conocí a vuestra madre: Un final legen... Espera un momento

Por Javi DC

Cómo conocí a vuestra madre: Un final legen... Espera un momento

Cómo conocí a vuestra madre, una de las mejores series de comedia de todos los tiempos, ha llegado a su fin. Y no ha sido fácil. Ha sido un largo camino de nueve años en el que Ted Mosby ha esperado hasta el último momento para decirnos como conoció a la madre de sus hijos, aunque el final esconde algo más.

AVISO: CONTIENE SPOILERS. SI NO HAS VISTO EL FINAL DE LA SERIE Y NO QUIERES QUE TE LA DESTRIPEMOS, NO SIGAS LEYENDO.

Sigo sin acostumbrarme al vacío que se te queda cuando terminas de ver una serie que has seguido durante años. Un frío raro, en ocasiones acompañado por lágrimas de emoción o tristeza, que da paso a la eterna pregunta: ¿Y ahora qué veo? Nueve años he tardado en llegar a mi último sofoco, el del final de Cómo conocí a vuestra madreuna serie que sin duda nos ha marcado a todos con sus excelentes personajes e historias. Y como toda buena serie, su final no ha dejado indiferente a nadie, generando opiniones de todo tipo.

Mi muro de Facebook tienen más detractores que fans del final de Cómo conocí a vuestra madre, pero comparado con lo que fue el final de Perdidos no es nada. Pero si que es verdad que esta serie nos ha creado siempre una expectativa respecto a su final más alta que otras series: CONOCER A LA MADRE. Y oculto bajo ese final que todos esperábamos se escondía una pregunta aún más dificil: ¿Qué pasa con todos los demás?

Pues por lo visto los guionistas de la serie no quisieron privarnos de tal información y prepararon un Season Finale que cerrase todo. Ni que decir tiene que estas cosas no suelen salir bien, pero tratándose de una serie que nos tiene acostumbrados a los flashbacks y los flashforward, se lo podían permitir.

El eterno paraguas amarillo de Ted Mosby que dio más vueltas que Willy Fog

Resumen del final

Tras una emotiva boda entre Barney y Robin, vemos como Ted conoce a su futura mujer, Tracy, en la estación de tren mientras ella sostiene el famoso paraguas amarillo. El momento que todo el mundo llevaba esperando, ese encuentro único que por fin explica tantas cosas. Pero a partir de aquí nos encontramos con un final un tanto pecualiar y que poca gente se esperaba. Durante dos capítulos veremos como Marshall y Lily tienen dos hijos más, Robin y Barney se divorcian, y Ted y Tracy alargan su romance perfecto durante años.

Pero acostumbrados a ver una serie de comedia (aunque la última temporada ha sido la que menos risas ha provocado), estos acontecimientos la convierten en un drama, no sé si necesario para darle un final emotivo, pero más que emotivo, ha sido un final triste, muy triste.

Tracy le canta a Ted "La vie en rose" con su ukelele sin saberlo. Un de los momentos más bonitos de toda la serie.

Analizando las tres partes, vemos como Marshal y Lily, con su tercer hijo en camino, deciden abandonar el apartamento encima del McLarens, no sin antes organizar una fiesta de disfraces como solían hacerlo cuando eran jóvenes, dándose cuenta que ya no lo son y que las ganas de serlo se han apagado. La emoción ya no es la misma y sus interminables historias de pareja perfecta se diluyen en un matrimonio con hijos convencional y nada especial. 

La segunda parte son Barney y Robin que, como dije antes, se divorcian debido al trabajo de ella, que le hace viajar por todo el mundo. Nada les une, y después de tres años deciden separarse de mutuo acuerdo. Robin se convierte en una profesional, enamorada de su carrera, fría y distante con sus amigos. Ya no está en las ocasiones especiales y pasa a ser ese amigo con el que pierdes el contacto poco a poco hasta desaparecer. Barney, después de 9 temporadas en las que los guionistas se esforzaron por cambiarle poco a poco hasta que encontrara el amor verdadero, se lo cargan de un plumazo y nos muestran como tras el divorcio vuelve a las andadas, rehace el Manual de Juego y sigue siendo el mismo. Porque en el fondo, él es así, y la gente no cambia. Ese es el mensaje que nos trasmite.

Menos mal que con este personaje han tenido un bonito gesto, dándole una historia final a la altura. Barney, tratando de hacer el "mes perfecto" (31 chicas en 31 días) acaba siendo padre de una preciosa niña que le hace cambiar por completo la manera de ver a las mujeres jóvenes, dejándonos entrever que al final si es posible el cambio, solo hace falta encontrar la llave que abra esa puerta. 

Barney coge por primera vez a su hija. Sublime.

Y la tercera parte. Llamadme ñoño pero yo siempre he tenído en mi corazoncito a Ted. Son muchas horas de soledad, de disgustos, de desamor, de tristeza, de relaciones fracasadas, de ver como a Ted se le niega lo único que busca. Lo único que necesita para ser féliz. Y después de 9 temporadas, incluyendo 22 capitulos de la última mareando la perdiz con Robin, encuentra a Tracy, tienen dos hijos, se casan , se quieren, son felices, y ella enferma y muere jóven. ¿Era necesaria esta muerte? Para mi NO. Volver a teñir de mala suerte a Ted es cebarse con él, es el colmo del gafe. Y más habiendo conocido la historia del novio de Tracy que también muere. No hay razón para teñir tan absurdamente de dolor el final de una serie sin motivo. A no ser que tu motivo sea quedar bien con parte de la audiencia y liberar a Ted y Robin de sus compromisos para que por fin se junten definitivamente con 40 años. Y así es.

Teb Mosby cuida a Tracy en el hospital en los que serán sus últimos momentos juntos.

Me gustó mucho más el penúltimo capítulo, cuando todos se despiden de Ted en la terraza del salón de bodas. Una más que necesaria despedida haciendo un homenaje a cada personaje en pocas palabras. Y aquí si que me emocioné. Marshall y Ted se abrazan tranquilos sabiendo que se volverán a ver con la pizza de Gadzollas como telón de fondo. Lily le pide a Ted que se despidan a lo E.T. con un "estaré aquí mismo", siendo esto el símbolo de que son la conciencia el uno del otro. Y por último, la escena en la que todo buen friki debe levantarse y aplaudir. Barney y Ted chocando los cinco por última vez, mientras citan la frase de despedida de los protagonistas de Los Cazafantasmas antes de su famoso "cruce de rayos". Si se hubiera acabado ahí la serie me habría dado igual, pero ver a un Ted cuarentón OTRA VEZ llevándole la trompa francesa azul OTRA VEZ a casa de Robin OTRA VEZ para enseñársela por la ventana OTRA VEZ, me pareció un final triste sinceramente.

La despedida de Lily y Ted con una última referencia al cine de los 80: E.T.

En fin, después de nueve años de risas, la serie acaba diciéndonos que detrás de nuestra época dorada de juventud, llega todo eso. Desamores, tragedias, responsabilidad y distancia. No me parece un final justo para esta gran serie que nos ha dado a muchos de nosotros la risa que necesitábamos en esta época tan dura que estamos viviendo.

Hoy ya les echo de menos, igual que sigo echando a Ross y Rachel o a Jack y Kate. En fin, ¿Ahora que vemos?

 

...DARIO.

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Javi DC

Javi Del Campo (Madrid, 1983). Criado entre Steven Spielberg y Los Héroes del Silencio, de alguna manera estaba destinado a caminar sobre esa pequeña linea que separa al mitómano del friki. Amante... Saber más...