Cinco razones por las que decidí no hacerme supermodelo

Cinco razones por las que decidí no hacerme supermodelo

Son famosas, guapísimas, ricas y se pasan la vida viajando a los sitios más excitantes del planeta. Pero no todo es glamour y ropa de Alta Costura en su vida. Ya va siendo hora de que alguien deje de hablar de los pros y empiece a hablar de los contras de ser una supermodelo.

Yo nunca he dejado que pequeñas nimiedades se interpusieran en mi camino para hacer realidad mis sueños. Daba igual si apenas llegaba al metro sesenta, era poseedora del gen Oreja Toledana de mi abuelo y andaba con la gracia de Goofy. Si hubiera querido ser supermodelo me hubiera hecho supermodelo.  Porque yo siempre he sido muy de ideas fijas y menos de escuchar los razonamientos aplastantes de los demás. Siempre he pensado que la lógica no podía equipararse con el poder de mi pasión y mis sueños.

Pero la verdad es que nunca quise ser top model por razones muy diferentes a las que argumentaba esa mala gente que es la Realidad.

Al contrario que todas las adolescentes que me rodeaban yo no lo veía ninguna ventaja a eso de ser modelo y sí un montón de desventajas. Desventajas de las que nadie hablaba entonces, pero que hoy en día son más que evidentes. Como:

 

DESVENTAJA Nº1:  LA ESCLAVITUD DE CUIDAR TU CUERPO CONSTANTEMENTE.

Estar así de buena no es sólo fruto de la suerte, de la genética y de la confluencia de varios factores que desafíen a la vez una o varias leyes de la Física y/o de la Biología. Ser supermodelo implica que tienes que dedicarte en cuerpo y alma a estar más buena aún. Y sí, siempre es posible estar más buena porque la industria de la moda ya se ocupará de bajar tu autoestima para que nunca estés a gusto contigo misma.

Una modelo no puede permitirse el lujo de tener un día malo, un bad hair day, como dicen los anglosajones. Al contrario: siempre tendrás que estar en perfecto estado de revista.  Con todo lo que ello implica. Manicura y pedicura semanal. Auto-bronceados. Depilación total, pero Total Total. Pestañas postizas. Limpiezas de cutis y exfoliaciones constantes. Sesiones interminables de peluquería. Teñirse cada dos por tres. Ponerse postizos y mechas a gogo. Etc.

Y, por supuesto, no olvidemos el ejercicio.

La mayoría de las supermodelos practican varias disciplinas gimnásticas a la vez, cada cual más exigente y agotadora. Tienen entrenadores personales que no se dejan amilanar por excusas tan tontas como que has pillado la varicela o te has roto una pierna. El ejercicio es la base de su rutina de trabajo.

Y lo hacen todos los días. Los domingos también. Sí, también los domingos que coinciden con el día de Navidad.

Sólo alistarte a la legión compensa menos y no siempre, porque en algunas sesiones para las revistas más importantes también se trabaja con cabras y salidorros.

Realmente esto no es un entrenamiento para supermodelos. Es un casting para decidir quién sale la última en el desfile de Victoria´s Secret.

 

DESVENTAJA Nº2: CONTAR CALORÍAS TODOS Y CADA UNO DE LOS DÍAS DE TU VIDA.

A no ser que tengas un metabolismo milagroso y que al día siguiente de haberte puesto ciega a pastel de chocolate te levantes pesando doscientos gramos menos (en cuyo caso mereces nuestro sincero aborrecimiento y que te echemos de esta web), lo normal es que para mantener un peso anormal para tu altura tengas que estar a dieta. Siempre.

Todos los días. Los domingos también. Sí, también los domingos que coinciden con el día de Navidad.

Y si tienes la suerte de ser delgada naturalmente, tendrás que cuidar tu piel, tu pelo, tus uñas, tu colon... Que todo brille, que esté sano, libre de toxinas y resplandeciente. Aquí es donde entran los Batidos Detox o los Asco Batidos, como yo los llamo. Un invento infame lleno de vitaminales y minerales, a los que son adictas actrices, cantantes y, como no, supermodelos.

No te hagas ilusiones: estos batidos están hechos de la verdura de moda en EEUU, kale (en castellano: repollo rizado; en vallecano: ascazo).

Claro que, la otra opción es vivir a base de vodka y cigarrillos, que no son muy buenos para el cutis pero sí para vivir del aire.

 

 

DESVENTAJA Nº3: UNA VIDA SENTIMENTAL MARCADA POR RICOS POTENTADOS.

A priori, relacionarte con un potentado muchimillonario puede parecerte una idea estupenda, inmejorable, ¡chapeau!  

Pero la vida real no se parece nada a las películas y tu potentado no se parecerá a Richard Gere sino a este:


Los potentados tienen dinero, negocios, acciones, helicópteros privados y hasta equipos de Fórmula 1, pero a nadie se le ha ocurrido mencionar que entre sus posesiones también hay prótesis de cadera, implantes de pelo y vástagos malcriados de anteriores matrimonios. Los ricos potentados también tienen la mala costumbre de ponerse ciegos a comer delante de ti (no suele ser gente empática) y de beberse el vodka que tenías guardado para los días en los que tu equipo de dietistas no te sirve batidos detox.

Otra opción será relacionarte con futbolistas de élite, pero te advierto que tu vida tendrá importantes carencias, especialmente, en las áreas de tertulias literarias, cine de autor y conversaciones con frases subordinadas.

 

DESVENTAJA Nº4: VIAJAR CONSTANTEMENTE.

Viajar constantemente implica alojarte en hoteles, esos sitios impersonales y que están decorados con cortinas que no son de tu gusto (a no ser que seas una súper súper top model y te pongas perra con el manager del hotel en cuestión). En los hoteles te sirven sandwiches mixtos a la hora que tú pidas, sí. Pero nos los hacen por amor como tu madre o tu novio, sino por obligación. Y no es lo mismo, oyes.

Otra consecuencia terrible de saltar de viajar todo el tiempo es que tienes un cacao mental tremendo y no no tienes muy claro si la Torre Eiffel está justo al lado de ese restaurante tan cuco de Oxford Street o si es esa torre inclinada que hay en un país en el que hablan muy alto. La consecuencia de tanto ir y venir es que te conviertes en un experto geográfico tipo Mario Vaquerizo y no todos podemos decir estupideces con tanta gracia.

También está el jet lag, que es una palabra muy chula para denominar un estado catástrofico, tipo Resaca Nivel Máximo (incompatible además con el punto número uno de este artículo)

La única alternativa en este caso es convertirte en Martina Klein y hacer todas tus campañas con los mismos anunciantes y en el mismo set.

 

DESVENTAJA Nº5: LO MISMO WOODY ALLEN TE PIDE QUE PARTICIPES EN CELEBRITY  2ª PARTE.

Por si no lo recuerdas, Celebrity es esa película de Woody Allen que se caracteriza por ser increíblemente mala e insustancial y estar protagonizada por muchas supermodelos.

Se filmó toda la película en blanco y negro porque querían que la imagen fuera tan gris como el guión.


En resumen, ser supermodelo es una carrera dura, tremendamente sacrificada y llena de sinsabores. Aunque siempre es mucho mejor que ser responsable de la higiene de unos baños públicos. Otro día os hablaré de las desventajas de ser escritora (entre las que se incluye tener que fumar y beber como un cosaco para mantener el Mito).

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Rebeca Rus

Rebeca Rus (Madrid, 1974) es creativa publicitaria, escritora, columnista y responsable de la sección de cocina de la Revista Cuore. Es la autora de los libros "Sabrina:1-El Mundo:0", "Sabrina... Saber más...