Tus futuros ex novios

Los ex de los que te arrepentirás

Tus futuros ex novios

El amor no sólo es ciego sino que a veces parece tonto perdido. ¿Quién no ha mirado a su pasado y se ha preguntado qué puñetas vio en aquel ex novio con el que pasó ni más ni menos que seis años de su vida?

Hola amigas, soy la tipa del peinado horrible y el vestido plateado de los anuncios de detergente, y vengo del futuro para contaros algo mucho más interesante que cuál es la mejor marca para lavar vuestras prendas delicadas en frío y sin que quede cerco. Porque, la verdad, ¿quién quiere viajar en el tiempo sólo para vender detergentes? Prefiero viajar en el tiempo para contaros algo útil de verdad. Como por ejemplo quiénes van a ser vuestros futuros ex novios.

 

En el futuro lo sabemos todo sobre detergentes y nada sobre moda.

 

Yo os aviso de qué tipos tenéis que huir como de la peste, luego no me vengáis con lloros, ingesta masiva de pizza y chocolate y sesiones maratonianas de películas tristes. En cuanto reconozcáis a vuestro churri en alguno de estos tipos, no dudéis, ¡dejadle!, ¡huid!, ¡corred sin mirar atrás!:

 

El Pinocho

Los Hombres Pinocho mienten tanto que les pasa como a Ana Obregón, que acaban por creérselo. Y no estamos hablando de esas mentirijillas sin importancia que nos decimos todos, como cuando te engañas a ti misma comprando tallas 38 en las que no cabes. Hablamos de mentiras tochas, de cuernos, de ocultar problemas financieros o hasta de bigamia e hijos secretos en la otra punta del país. Vamos, que tu vida puede acabar convertida en una película de la tarde de domingo en Antena 3. Cazar al mentiroso compulsivo no es nada fácil, porque lo niega todo con la convicción del que se ha creído su propia milonga. La mejor arma para detectarlo es tener buena memoria y no borrar nunca los chats de What´s App.

 

El niño grande

Suele ser un chico tímido, dulce y con el que te lo pasas pipa viendo trilogías varias (la de Matrix, la de Indiana Jones, la de El Señor de los Anillos…). Seguro que pasa mucho tiempo hasta que por fin te lleva a su casa. Que no es la suya. Es la de sus padres. Esa figura de Harry Potter que tiene sobre el televisor, cual flamenca de toda la vida, ya es un aviso. Y ese tatuaje en élfico en su hombro, es la confirmación. Estás saliendo con un niño grande. Piensa seguir en casa de sus padres hasta que le echen porque para él es como un hotel donde le dan de comer y le planchan la ropa. Igual te quiere mucho… pero como sustituta de su madre. 

 

Un niño grande nunca te querrá tanto como a su colección de Star Wars.

 

El enamorado de sí mismo

Aquella vez que fuiste a una sala de musculación porque una amiga te había dado un pase gratis para su gimnasio chachi, tan chachi que hasta tiene secador de bañadores en los baños, ese día viste cómo todos los tíos buenos del gimnasio hacían pesas frente al espejo. Un 97.2% de esos Apolos de la pesa son unos enamorados de sí mismos. Dedican tanto tiempo a su cuerpo y a su aspecto que apenas les queda nada que dedicar a otra persona, y menos aún a ti que ignoras qué es eso del body pump. 

El enamorado de otra 

El día que empezó a hablarte de su ex y no paró y luego se echó a llorar quizá debiste imaginarte que aquello no era buena señal. Yo, con esa sabiduría que me da venir del futuro, te digo que, efectivamente, deberías huir de este tipo. Los enamorados de otra persona (una ex o ni tan siquiera eso, un amor platónico, una amiga de toda la vida que nunca le ha hecho ni caso…) en realidad están enamorados de un ideal. Y los ideales no tienen ojeras, ni síndrome premenstrual, ni ataques súbitos de hipo, no se puede competir con ellos.

 

El enamorado del amor

Disfruta con la conquista, las baladas de música ligera y proclamar su amor a los cuatro vientos. 

                          

Por las venas de los enamorados del amor no corre sangre, corre almíbar.

No te habrás enrollado con él ni dos veces y ya estará dedicándote mensajes tiernos por Twitter y enviándote frases de Paolo Coelho por Facebook. Y claro, cómo resistirse ante un chico tan sensible y detallista… que llora más que tú al ver El diario de Noah.  Pero él se desenamora con la misma rapidez con la que se enamora. En cuanto te haya visto un par de veces sin depilar dirá que “la magia” se ha esfumado y él hará ídem, es decir, esfumarse. 

Y ahora que os he dado las claves de quiénes son vuestros futuros ex novios, me vuelvo a mi época. Ésa en la que nunca se mancha nada porque tenemos los mejores jabones del mercado, pero por razones desconocidas llevamos pelucas que nos quedan fatal.

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Estíbaliz Burgaleta

Estíbaliz Burgaleta (Tudela, Navarra, 1976) en otra vida será bailarina de ballet clásico, será grácil como una pluma y tendrá oído musical. Pero en esta vida es guionista, cortometrajista y... Saber más...