Hola, te presento a mi padre

Por Javi DC

Hola, te presento a mi padre

Normalmente presentar a tu padre a tu pareja, amigos o familia política suele ser un momento de total incertidumbre. ¿Caerá bien? ¿Te dejará en buen lugar? Pero todo eso te importaría menos que un mojón si cualquiera de estos cinco personajes fuera tu padre.

Siempre he tenído la sensación de que mi padre era un tío que imponía, que daba respeto, incluso miedo. Un tío con el que podías ir a cualquier sitio sintiéndote protegido y seguro. Siempre se mantiene serio, con la mirada como Clint Eastwood, fija y alerta. Pero en algunas situaciones desearía que fuera más como yo, más irreverente, más chungo y sobre todo más impertinente en algunos casos. Que no pasara por el aro de nada ni de nadie.

Un tipo que infunda auténtico terror y respeto a partes iguales. Que se ponga siempre de tu lado en cualquier situación y que tus amigos se inclinen para saludarle. Lo perfecto sería una mezcla de los cinco siguientes. Pero mejor verlos de uno en uno.

 

Les Gold

No lo puedo evitar. Cada vez que empieza un nuevo episodio de Empeños a los Bestia, tengo que decir la su famosa frase al unísono con el: Mi hijo podría haber muerto!. Y es que Les Gold es uno de esos tipos que hagan lo que hagan sus hijos, siempre da la cara por ellos. Por muy extraños que sean. Pero lo mejor no es su pinta de chungo, ni su pelo de rata de alcantarilla, ni esa cadena de oro ganada a MA Barracus en una apuesta que lleva al cuello, ni esa chupa de cuero curtida en mil negociaciones, ni siquiera su más que cuestionable gusto por los animales disecados. NO! Lo mejor es su habilidad para el regateo al más puro estilo usurero judio. Imaginad ir con el a compraros un coche de segunda mano y decir: Hola, vengo con mi padre. El vendedor, al verle, directamente se baja los pantalones y te entrega las llaves. Un estafador negociador nato, con el cual podríamos ir plácidamente los domingos por la mañana al rastro de Cascorro y volver cargados de tesoros por un precio ridículo. 

 

Tony Soprano

Mi relación con el personaje que interpreta el tristemente desaparecido Jamen Gandolfini fue un amor a primera vista. Llevaba mucho tiempo queriendo ver la serie de Los Soprano, pero entre unas y otras, nunca me puse. Craso error. Tony Soprano es ese padre rudo y malhumorado que siempre te castiga, siempre te regaña, siempre te amenaza, pero cuando tiene que sacar la cara por ti es capaz de matar al director del colegio, dárselo de comer a los cerdos, matar a los cerdos, dárselo de comer a unos chinos y así sucesivamente. Un tipo que con tal de que su hijo saque buenas notas, es capaz de recuperar el coche robado del profesor de matemáticas aunque tenga que robar otro igual y pintarlo. Solamente con que sus hijos lleven su apellido ya tienen el respeto de todos los demás. Imaginad una de tantas veces que vuestro profesor llamó a vuestro padre para contarle lo "excelentemente bien" que te portabas y que apareciera Tony Soprano para decirle que se equivoca y que eres un santo, mientras el coche del profe vuela por los aires en el parking. Otra cosa no, pero el aprobado lo tienes.

 

Gordon Ramsay

El cocinero inglés no es que tenga un caracter muy bueno como para tenerle de padre. Ni siquiera de amigo. Ni como vecino. Un tipo que es capaz de ir a tu propio restaurante, a tu propia casa, y decirte frases tan bonitas y entrañables como: "Este puré sabe a mierda de pavo", "¿Eso es vaca? Parece comida para perros", "Un gato abriento no se acercaría a ese plato" o "Parece como si el anterior cliente hubiera vomitado en el plato". Al bueno de Gordon no se le pone nada por delante, entre otras cosas, porque a la mínima que le llevas la contraria es capaz de humillarte. Tiene respuestas para todo el tio. Imaginad llevarle a casa de vuestros suegros y sentarle a la mesa, delante de ese plato con el que tienes pesadillas cada viernes 13. El hablaría por ti. A saco. Con esa dulzura que le caracteriza, defendiendo las digestiones pesadas de su hijo. Tu suegra se lo pensaría dos veces antes de volver a ver al demonio rubio merodeando por su cocina diciendo: "Esto es una pocilgaaaa".

 

El tio Phill

¿Qué me podéis decir de este personaje? ¿Quién no querría tenerle de padre? Disponer de un tipo como James Avery en tu familia, que sea una mezcla entre guardaespaldas y mentor, es algo impagable. Un padre que echa a tu mejor amigo de casa cuando más pesado se pone, sin buenas palabras ni porfavores, tirándole por los aires como si fuera un saco de escombro. Donde caiga. Un padre que cuando te estafan jugando al billar en unos salones de mala muerte, va al rescate y humilla a los matones, MIENTRAS BAILA!. Y claro, a ver quien le rechista midiendo 2 metros. Y para colmo, abogado. Un abogado de 2 metros que vaya a dar la cara por ti delante de la policia. Eso no tiene perecio. Imaginad el típico "malentendido" con la pasma, que te llevan al calabozo y aparece el tio Phill, proyectando una sobra sobre los policias como si de un eclipse se tratara. Estás en la calle en cuestión de segundos.

 

Bud Spencer

Esto es ya una cosa muy mia. Muy personal. Interna. Pero creo que muchos de los millones de lectores de Glup Glup sienten algo especial dentro de ellos cada vez que haciendo zapping se topan con alguna de sus películas. Banana Joe, Quien tiene un amigo tiene un tesoro, Dos super Dos y la gran obra maestra Y sino, nos enfadamos (rodada en España), son algunas de las películas en las que aprendimos de niños (sin darnos cuenta) que tener un padre como el era tener la vida resuelta. Esa mirada con los ojos prácticamente cerrados y ese gesto facial sin expresar jamás ni una mínima sonrisa, hacían de este gentil italiano un personaje al que tener mucho mucho mucho respeto. Bud Spencer solo tenía dos maneras de resolver cualquier discursión: con una competición de "cervezas y salchichas" o a golpes. Ostias como panes que diría Joaquín Reyes imitándole. Y daba igual el número de rivales que tuviera, diez, veinte, un equipo de baseball... Daba igual. Con la mano abierta los despachaba en cuarto de hora. Eso es seguridad amigos. Imaginad tenerlo en la banda mientras vosotros jugais al fútbol, y cuando el partido se pone duro por parte del equipo rival, el sale al campo y lo arregla diplomáticamente con una sesión de estacazos a rodabrazo. Que ternura.

 

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Javi DC

Javi Del Campo (Madrid, 1983). Criado entre Steven Spielberg y Los Héroes del Silencio, de alguna manera estaba destinado a caminar sobre esa pequeña linea que separa al mitómano del friki. Amante... Saber más...