Furia Irlandesa

Martes, 10 de Febrero del 2015     |    Por Claudia Velasco

Furia Irlandesa

Julia Roberts mentó la furia irlandesa en 1996 y dieciocho años después los productores de la película más esperada de la temporada, “Cincuenta sombras de Grey”, se rindieron a ella.

Allá por el año 1996 la actriz Julia Roberts reconocía en una entrevista que adoraba “la furia irlandesa”. ¿A qué se refería por entonces la novia de América?... sencillamente al poderoso atractivo que, ella aseguraba, emanan de los hijos de la bella isla Esmeralda… un impetuoso e insolente sex-appeal que altera la sangre de más de una (o uno) y que hoy por hoy sigue gozando de muy buena salud gracias a varios especímenes irlandeses que pululan por el mundo del cine.

En 1996 la Roberts soltaba esto con conocimiento de causa. No sé si os acordáis, pero Julia acababa de rodar con Neil Jordan “Michael Kelly” en Irlanda (gran película) y las malas lenguas aseguraban que se había liado con sus dos coprotagonistas: Liam Neeson y Aidan Quinn, levantando un reguero de especulaciones y alimentando el morbo a tutti-plen. Los dos irlandeses se pillaron por Pretty Woman y ella se dejó querer bastante durante su estancia en Dublín, después de lo cual, se puso a mentar la “furia irlandesa” cada vez que le ponían un micrófono delante.

Y qué razón tenía. A mí me encantan los irlandeses, hace once años me enamoré de uno y sigo con las botas puestas mientras escribo libros ambientados en Eire y con impetuosos irlandeses como protagonistas. Me gusta su acento, su sentido del humor, su ironía y su buen ver… en Irlanda no es que todos sean como Michael Fassbender, pero la mayoría a mí me parecen atractivos (ellos y ellas) y es verdad que emanan una especie de furia ancestral, un pelín canalla, que los hace tremendamente atractivos. Un sociólogo achacaría esta posición ante la vida a su origen celta, pueblo salvaje y guerrero donde los haya, no lo sé y no pienso intentar justificarlo, lo que sí sé es que en Hollywood llegan y arrasan, en la música llegan y arrasan y eso lo debe dar el clima, la genética, la cultura o los celtas, vaya usted a saber, pero está claro es que en proporción, Irlanda es de los países que más famosos guapetones tiene por metro cuadrado, no hay que olvidar que su población no llega ni a los cinco millones de habitantes.

Y CHRISTIAN GREY SE HIZO IRLANDÉS

Mucho se buscó al dichoso Christian Grey de “Las 50 sombras de Grey” (no voy a decir ni mu de lo que opino de este libro) y tras varias negativas de mega estrellas como Michael Fassbender a encarnar al susodicho, se eligió a un norirlandés nacido cerca de Belfast, de treinta y dos años, ex modelo y tío cañón, como Christian Grey. Jamie Dornan, imagen de Calvin Klein o Dior durante años y que fue portada de “Men's Health”, “Vogue” o “GQ” antes de ser actor de moda, es un buen ejemplo de “los irlandeses al poder”, con su porte elegante, sus ojazos azul acero, su sonrisa de anuncio y su voz de terciopelo… ¿o no?... yo creo que sí, Christian Grey aparte, Jamie Dornan me parece espectacular y me encanta esa especie de dualidad que vive, por una parte siendo el sex symbol del 2015 y por otra, comportándose como un marido y padre ejemplar. Qué mono.

Dornan, que es tauro y vive en Londres (concretamente en Notting Hill) con su señora esposa, la actriz Amelia Warner (ex mujer de Colin Farrel, otro irish de cuidado), es padre de una niña de año y medio y no quiere saber nada de su compañera en las Sombras de Grey, Dakota Johnson. Al parecer la química entre ambos es mínima y por más que quieran agregarle metraje sexual a la película, la cosa como que no funcionó demasiado… ya me contaréis porque no pienso verla… no he ido ni al pase de prensa, para que veáis lo que me entusiasma.

El próximo 14 de febrero descubriremos si 50 Sombras de Grey va o no directa a la lista de los Razzies del año que viene

Este Jamie, que mide un metro ochenta y tres centímetros, fue pareja estable de Keira Knightley y salió con Kate Moss, Sienna Miller o Mischa Barton hasta que conoció a su actual mujer y sentó la cabeza (eso cree) En su faceta como actor se ha curtido en el cine independiente, participó en “María Antonieta” de Sofía Coppola (gran película) y en varias series de televisión. Lo pudimos ver en “Érase una vez”, “New Worlds” o “La Caza”, y tiene firmados proyectos hasta el 2017, un bombazo, vamos, un irlandés pisando fuerte en Hollywood, otro más, y son muchos.

Los equipo de acomodadores de los cines ya han renovado sus herramientas de fregado con motivo del estreno

YUM YUM IRLANDÉS

Hemos tomado a Jamie Dornan como ejemplo para hablar de guaperas irlandeses, pero la lista que podríamos repasar es grande. Yo os voy a dejar a alguno por aquí, de estos últimos años, y ya me diréis qué opináis, seguro que me dejo muchos, pero es que no puedo eternizarme…

LIAM NEESON, en 1980 Liam Neeson, noirlandés nacido en Ballymena, ya llamó la atención de más de alguien con su papel de Gawain en “Excalibur”. Sus casi dos metros de estatura y sus ojazos dulces y serenos le convirtieron pronto en un caramelito para los jefes de casting de la época. Dicen que Cher “se lo pidió” para que la acompañara en el reparto de “Suspect” en 1987, y que tuvieron más que palabras… desde entonces le hemos visto en grandísimos papeles: “La Misión”, “Réquiem por los que van a morir”, “Michael Collins”, “Maridos y mujeres”, “La lista de Schindler”, “Los miserables. La leyenda nunca muere”, “Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma”, “Gangs of New York”, “Love Actually” o “Sin identidad”, un sinfín de títulos que lo han convertido en un imprescindible del cine anglosajón actual. Tiene sesenta y dos años, dos hijos y es viudo desde el año 2009, cuando su mujer, la estupenda actriz Natasha Richardson, murió tras un accidente de esquí.

PIERCE BROSNAN. Nacido en Navan, Condado de Meath, Pierce Brosnan siempre ha ejercido de irlandés aunque, por trabajo, explotara un acento británico perfecto. Se hizo famoso en 1982 gracias a la serie “Remington Steele”, que triunfó en todo el mundo, pero ya tenía a sus espaldas varios trabajos como actor y como modelo en el Reino Unido. Le hemos visto en grandes pelis, y en otras menos grandes, como “El cuarto protocolo”, “La vuelta al mundo en 80 días”, “El cortador de césped”, “Mars Attacks”, “Señora Doubtfire, papá de por vida”, “Un pueblo llamado Dante's Peak”, “El sastre de Panamá”, “Mamma mía” y tres James Bond. A sus sesenta años dedica gran parte de su tiempo a su productora Irish Dream, y a su familia. Viudo desde 1991, tras la muerte de su mujer Cassandra Harris, y padre de tres hijos, se casó en el año 2001 con la periodista Keely Shaye Smith, con la que tuvo dos hijos más. Es católico practicante y vive en Malibú, aunque viaja continuamente a la vieja Irlanda.

Liam Neeson ha entrenado jedis, entrenó a batman, dirigió al Equipo A y todavía hay gente que se atreve a secuestrar a su hija

COLIN FARREL, furia irlandesa total. Nacido en Dublín e hijo de un famoso futbolista irlandés (Eamon Farrel), Colin James Farrel saltó a la fama mundial en el año 2002 junto a Tom Cruise en la película de Spielberg “Minority Report”, aunque, como siempre en estos casos, ya había pisado más de un plató en Irlanda y el Reino Unido. Es el típico chico malo de Hollywood aunque con un talento desbordante. Le hemos visto en “Última llamada”, “La prueba”, “Daredevil”, “Veronica Guerin. En busca de la verdad”, “Alejandro Magno”, “En busca de Cassandra”, “Desafío total” o “Cómo acabar con tu jefe”… le va el drama y la comedia, no deja de trabajar en Gran Bretaña, vive entre Londres y Los Angeles, y de vez en cuando se desata en una juega sin par que lo catapulta de cabeza a las portadas de la prensa más sensacionalista. Fuma, bebe y va con malas compañías, dice, y en Hollywood lo adoran por eso. Tiene treinta y ocho años, se casó con Amelia Warner (la actual de Jamie Dornan) en el 2001 y se separaron a los seis meses de matrimonio, tiene dos hijos y actualmente está libre y sin compromiso, aunque no me lo creo.

JONATHAN RHYS MEYERS, en realidad Jonathan Michael Francis O'Keefe, nació en Dublín en 1977 y es un canalla de manual. Este chico, que era la mayor promesa para el cine de su generación, dice que se dedica a la actuación porque era mejor que andar robando coches en su barrio y con esa guasa se toma todo su trabajo. Ya había hecho diez películas de éxito en Irlanda y el Reino Unido cuando saltó a la fama mundial en el año 2002 por su papel de Joe en “Quiero ser como Beckham” y desde entonces su estrella no se apaga, a pesar de sus recurrentes ingresos en centros de desintoxicación y residencias terapéuticas varias. Lo vimos brillar en “Match Point” (enorme película) de Woody Allen en el 2005 y también en “Mission: Impossible III”, “Los niños de Huang Shi”, “August Rush (El triunfo de un sueño)” y por supuesto como un Enrique VIII desatado en “Tudor”, su último gran éxito en la televisión británica ha sido “Drácula” y acaba de rodar con Roland Emmerich la película “Stonewall”. Tiene treinta y siete años, ha sido pareja de Toni Collette, Asia Argento o Reena Hammer, y en la actualidad vive en Londres con la modelo australiana Victoria Keon-Cohen.

Colin Farrel nos atrae. Pero sus brazaletes y pulseras son dignos de los mejores mercadillos rumanos

MICHAEL FASSBENDER, mi chico favorito nació en Heidelberg, Alemania, tierra natal de su padre, pero a los pocos meses de vida su familia se mudó a Irlanda, tierra natal de su madre, donde se crio y donde tiene sus raíces. Es por tanto un irlandés de esos que presume y ejerce, y me sorprende que aún exista gente que hable de él como “el actor alemán…” ¿no lo han oído hablar?... precioso acento de Cork, aunque también haya usado muchas veces un acento británico perfecto para su trabajo. Fassbender, un Aries con mucho carácter y poca paciencia, dicen, ya había hecho varios trabajos en publicidad (fue chico Guinness) y en las televisiones británicas e irlandesa cuando Quentin Tarantino lo eligió para encarnar al piloto de la RAF Archie Hicox en “Malditos Bastardos”. En el casting de esta película sí le sirvió el alemán practicado en casa con papá, y se comió la pantalla, no me lo podéis negar, solo sale en unos minutos de metraje pero su imagen se clava a fuego en el espectador (sin contar con que desencadena la acción final de la peli) y desde entonces no ha parado de trabajar. Junto a su amigo y director de cabecera, el gran Steve McQueen, ha hecho alguna de las películas más importantes de la última década: “Hunger”, “Shame” o “Doce años de esclavitud”, pero también le hemos visto en “Ángel”, “300”, “Centurión”, “Jane Eyre” o las precuelas de “X-Men” encarnando a Magneto. Tiene treinta y siete años, vive en Londres (en Chelsea), y encadena novias como películas, ha salido con Nicole Beharie o Zoë Kravitz, ya veis que le va el ébano, y se ha ligado a medio planeta… no me extraña… a mi es que no solo me parece demoledoramente guapo, me parece que es el mejor actor de su generación y la encarnación perfecta de la furia irlandesa.

Michael Fassbender: El Magneto con más magnetismo sexual

Hasta aquí llegamos, quedan muchos, pero se trataba de un repasito somero… así que aceptamos sugerencias y nombres… ya me contaréis.

    

 

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Claudia Velasco

Claudia Velasco (Santiago de Chile, 1965). A los 19, se trasladó a Madrid dónde estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y donde reside desde 1985. En la actualidad trabaja en... Saber más...