Jurassic World: El tío Steven te sabe tocar la patata

Jurassic World: El tío Steven te sabe tocar la patata
Por Javi DC

Jurassic World: El tío Steven te sabe tocar la patata

Con más miedo que otra cosa hemos ido a ver la ¿nueva? entrega de la saga de dinosaurios más famosa de la historia del cine. Pero es increíble como conociendo de sobra el argumento, el tío Steven nos ha hecho disfrutar de nuevo durante un par de horitas.

Veinte años han pasado desde que se estrenó la primera entrega de Parque Jurásico en los cines de medio mundo. Veinte años desde que Steven Spielberg pegara el pelotazo definitivo que le faltaba en su carrera para llenar la piscina de su mansión con billetes de un trillón de dólares. Recuerdo que durante esa época había dinosaurios hasta en la sopa. Literalmente. Había una sopa en la que la pasta tenía forma de dinosaurios. Zapatillas de estar por casa, cereales, galletas (que aún siguen vendiendo), pijamas, videojuegos... de todo. Fue la fiebre del dinosaurio. Pero alguien en Hollywood ha pensado que ya era hora de volver a sacar la máquina de contar billetes. Así que no me ha quedado más remedio que ir a ver Jurassic World. ¿Por qué? No lo sé. Pero peor que la última de Dani Rovira no iba a ser. 

La peli, como es obvio, cuenta la historia de un parque temático, a medio camino entre los Universal Studios de L.A. y el Seeworld de San Diego, que sufre un pequeño incidente de seguridad. Pero esta vez funcionando, como cualquier parque de atracciones del mundo. Abierto al público. Con sus colas, su gente vomitando de calor y sus Starbucks. Al parque llegan de visita una pareja de hermanos que van a visitar a su tía, que resulta ser la directora del tinglado. Todo guay, hasta que un bicho tamaño Jesús Gil ciclado y creado mediante ingeniería genética decide salir de su jaula a pasear, arrasando con todo lo que se le pone por medio. Ante tal situación de pánico, la directora del parque tendrá que recurrir al único que parece saber cómo poner las cosas en su sitio: Owen, domador de velociraptores. Y hasta aquí puedo leer.

No cuentes más de Jurassic World que la liamos.

El argumento carece totalmente de originalidad, dado su calco absoluto de la primera película, y el guión, salvo algún chiste, es prácticamente soporífero. ¿Qué salva la película? La salva un genio que hace 20 años creó la primera película de la saga: Steven Spielberg. Y la salva, a mi juicio, de dos formas. La primera, obviamente, es creando hace 20 años una película original con grandes momentos que se han convertido en iconos del cine, de la cual bebe directamente esta nueva entrega. Cogiendo como base ese material ya tienes el 75% de la peli hecha. La segunda forma en que salva esta peli es entrando como productor, porque aunque no la dirija, se nota su mano. Los protagonistas elegidos con mucho acierto, los efectos calculados al milímetro sin reparar en gastos. Pero sobre todo, quiero pensar que fue así, y estoy casi convencido de ello, que fue él quien aconsejó en todo momento la manera de introducir los guiños a las primeras películas. Porque otra cosa no, pero el tío Steven sabe tocarnos el corazón. Y lo ha demostrado tanto en las pelis que ha dirigido como en las que ha ayudado al director desde la producción ejecutiva. ¿Quién no ha llorado viendo a ET tocar la frente de Elliot alguna vez? ¿A quién no se le ha puesto un nudo en la garganta viendo a Forrest Gump delante de la tumba de Jenny? (Si la respuesta es NO a ambas eres un robot).

Hola, soy Steven Spielberg, bienvenidos a Jackass.

Por eso en esta peli Steven ha dado el empujoncito al director para fabricar un nuevo tipo de película que bien podría llamarse REMAKE SECUELA. Cogiendo todo lo bueno de las antiguas, mezclándolo con las nuevas tecnologías, dándole un poco de frescura, pero con unas pinceladas de nostalgia brutales que llegan al espectador a través de guiños disparados con arpón directos al corazón.

El que escribe estas líneas, a pesar de aburrirse soberanamente en algunos tramos de la peli, volvía a incorporarse en el asiento cuando uno de estos recuerdos aparecía en la pantalla. Porque hay que reconocer, que por mucho que queramos criticar esta peli, hemos crecido con ella, tenemos un buen recuerdo y determinadas escenas se nos han quedado grabadas para siempre. Pero la maestría con la que un genio como Spielberg ha conseguido darle frescura a una idea ya trillada durante años, es digna de admirar. 

Dicen que Rajoy vio Jurassic World y decidió ampliar los recortes en Investigación... y subir la valla de La Moncloa.

Las interpretaciones, como podéis imaginar, las podría haber hecho hasta Gabino Diego con resaca, pero hay tres aciertos incuestionables. El protagonista está interpretado por Chris Pratt, más conocido como el de los Guardianes de la Galaxia, que claramente será uno de los finalistas que optarán a llevar el sombrero de Indiana Jones. Por otro lado, Ty Simpkins, más conocido como el niño de Super 8 (casualmente también producida por Spierlberg), que mientras que le dure la niñez se va a hinchar a hacer pelis de este tipo. Y por último, una de las notas de humor de la peli, el personaje que interpreta Jake Johnson, más conocido como Nick Miller en la serie New Girl. Desde luego que sin él, la peli perdería un punto muy favorable. 

Protagonistas de Jurassic World viendo un vídeo de Leticia Sabater explicando su reconstrucción de himen.

La peli no te deja la misma sensación que cuando sales de ver Mad Max, que para mí hasta ahora es la peli del año, pero si te vas a casa pensando que todavía puedes ir al cine y no dormirte. La historia, como ya he dicho, no sorprende, no innova, ni es original, pero el mensaje que manda es totalmente diferente a las antiguas, a pesar de que el 99% de la gente sale del cine diciendo: "¿Cuándo coño van a aprender estos tíos que NO hay que hacer parques temáticos con dinosaurios?". Es como llevar a Charlie Sheen a una cata de Gin Tonics con Ortega Cano. No puede salir bien. 

Dos horas llenas de nostalgia, acción, efectos especiales, y ratos entretenidos por las que en Diciembre del año pasado no daba ni un duro en este otro artículo sobre películas mierder de 2015, pero que hoy reconozco que tampoco ha estado tan mal como yo esperaba. Hasta ahora ya ha batido todos los récords de taquilla. ¿Habrá este año algún otro estreno que pueda hacerle sombra? ¿Quizá otra película que use la misma técnica del "remake secuela" con guiños nostálgicos a sus predecesoras? Nosotros no lo sabemos.

.

.

.

.

.

.

.

.

Pero ellos si. 

Han solo Star Wars el despertar de la fuerza

Hemos vuelto, bitches.

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Javi DC

Javi Del Campo (Madrid, 1983). Criado entre Steven Spielberg y Los Héroes del Silencio, de alguna manera estaba destinado a caminar sobre esa pequeña linea que separa al mitómano del friki. Amante... Saber más...