4 ideas de negocio para padres sacrificados

4 ideas de negocio para padres sacrificados

El día que te conviertes en padre ya sabes que te esperan muchas noches en vela y el cataclismo financiero, pero nadie te advierte de que, además, te vas a pasar innumerables horas de tu tiempo conduciendo a tus vástagos a multitud de actividades extra-escolares y/o esperando en la puerta de las mismas. En Glup Glup pensamos que este gravísimo problema, ignorado desde hace tiempo por las autoridades, podría tener solución.

 

La piscina, el ballet, el fútbol, el Kumon (¿qué puñetas es eso?), el inglés, el karate… Nuestros hijos tienen la agenda laboral de un alto ejecutivo bancario y más actividad social que Rita Ora y Rihanna juntas. ¿El problema? Que tú no sólo te dedicas a financiarlas. También tienes que ejercer de taxista y cruzar cada día media ciudad para que el crío se convierta en un adulto de provecho. Claro que también puedes tener dos o más críos. Entonces, además tienes que desarrollar el don de la ubicuidad o contar con más servicio doméstico que Vicky Beckham.

Una buena idea para sobrellevar mejor las extra-escolares de tus hijos es financiar algún estudio que investigue alguno de estos temas: clonación, tele-transportación y/o esterilización total.

Y lo peor no es tener que pasarte todas las tardes de la semana yendo de acá para allá como un pollo sin cabeza. No. Lo peor es que además, mientras tu hijo juega/aprende/se desarrolla como persona/etc. ¡tú tienes que quedarte esperando allí! En el mejor de los casos será un sitio cerrado, lleno de otros padres vagando como almas en pena por los pasillos. En el peor, será un descampado en medio de la nada en el que ni siquiera hay cobertura o un sitio donde guarecerse de la lluvia.

¿De verdad que a nadie se le ha ocurrido que esto es un drama para millones de familias? ¿Ningún responsable político va a dar la cara? ¿Es que no hay solución, una vía de escape, para los que sufren esta tragedia a diario? ¿No existe una mejor manera de aprovechar todo ese tiempo perdido?  Y, sobre todo, ¿por qué tienes que hablar con esos -los otros padres- si no te une nada a ellos (salvo el hecho de que parecen tan desesperados como tú)?

En Glup Glup no nos conformamos con aceptar la realidad tal y como nos la imponen y queremos alzar una lanza en favor de todos esos padres que sufren en silencio. Asi que hoy os proponemos una serie de ideas para mejorar esas eternas esperas. Rogamos que algún emprendedor, de esos que tanto se han puesto de moda últimamente, se decida a hacerlas realidad:


1.- EL PARQUE DE BOLAS CON BARRA DE COCKTAIL:

Si existe el infierno esperamos que el inventor de los parques de bolas termine allí de cabeza. Mientras tanto, tenemos que acudir a uno de estos locales para ver cómo nuestros hijos pierden los papeles en una orgía de bolas de colores, colchonetas hinchables, Fanta y panchitos con la única esperanza de encontrarnos en el hall de entrada con algún otro padre que nos caiga bien. Pero seguro que hay otra manera de aguantar así dos horas. ¿No sería todo mucho más llevadero si en vez de esperar de pie pudiéramos sentarnos en una moderna banqueta y pedir un Cosmopolitan? La ardua tarea de tener que desparasitar a nuestros hijos después NO se nos haría tan cuesta arriba.

Alternativa chunga hasta que alguien lo invente: una licorera o petaca clandestina. Pero, sinceramente, los otros padres, los que no hayan sido tan listos como tú, no tendrán una conversación tan chispeante y puede que, incluso, piensen “que tienes un problema”.

 

2.- LA SALA RESORT DE ESPERA:

Son muchos los gimnasios, deportivos, piscinas municipales que carecen de una sala de espera en condiciones para los abnegados padres que esperan allí a sus retoños. El resultado son horas de espera, sin poder sentarse, con todos los trastos encima  y padeciendo un aburrimiento mortal. Por no mencionar el calor asfixiante que suele hacer en este tipo de instalaciones. Pero ¿por qué no sacar rentabilidad a todo ese público cautivo? Imagina que mientras haces tiempo puedes hacerte la manicura, la pedicura, una limpieza de cutis o recibir un masaje shiatsu en una sala resort exclusiva: un paraíso para padres estresados en el que profesionales del sector de la belleza y el bienestar podrían hacer su agosto. Con una alternativa así ¿no estarías deseando tú también que llegara el día de ir a la piscina?

Alternativa chunga hasta que alguien lo invente: Una colchoneta hinchable y ninguna vergüenza de tirarte a la bartola en medio de cualquier pasillo. Andes tú caliente...

 

3.- EL PUESTO DE SOPICALDOS:

En los campos de fútbol hace frío. Y en las pistas de patinaje. Y en las canchas de baloncesto. Un frío atroz que se te mete en los huesos, pero que no es psicológico. Se han llegado a conocer casos de algunos padres que han perdido algún miembro mientras observaban el entrenamiento de sus hijos. Un grave problema que tiene una solución muy fácil: el puesto de sopicaldos. Un negocio que requiere poca inversión inicial y nulos conocimientos profesionales (para hervir agua y añadir Avecrem no hace falta pasar por la Cordon Bleu)  y a cambio te garantiza una horda de clientes tan desesperados que estarán dispuestos a pagar cualquier cosa por un mejunje calentito.

Alternativa chunga hasta que alguien lo invente: un termo de los de toda la vida con caldo ardiendo. Si eres listo puedes hacer negocio vendiendo el contenido tacita a tacita.

 

4.- LA MÁQUINA DE REALIDAD VIRTUAL:

La solución definitiva a nuestros desvelos. Mientras tus hijos se lo pasan pipa haciendo lo que quieran que hagan tú estás viviendo una experiencia virtual magnífica: una cita con Ryan Gosling, un viaje a París, una cena pantagruélica en un restaurante con tres estrellas Michelín… Por favor, que alguien la invente YA.

Alternativa chunga hasta que alguien lo invente: tener mucha, pero que mucha imaginación.

 

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Rebeca Rus

Rebeca Rus (Madrid, 1974) es creativa publicitaria, escritora, columnista y responsable de la sección de cocina de la Revista Cuore. Es la autora de los libros "Sabrina:1-El Mundo:0", "Sabrina... Saber más...