¡¡¡No sin mis clicks!!!

¡¡¡No sin mis clicks!!!
Lunes, 14 de Marzo del 2016     |    Por Cristina Aparicio

¡¡¡No sin mis clicks!!!

¿Qué tienen los clicks que están tan de moda? ¿Cuál es el secreto para que los muñequitos de Playmobil enamoren a grandes y pequeños? Todos los que somos aficionados de este micromundo coincidimos: SU SONRISA. Si estás buscando un hobby para compartir con tus hijos que potencie su inteligencia y creatividad, no lo dudes: viaja al universo CLICK. 

Los juguetes de Playmobil permiten a los niños crear mundos propios, desarrollar su imaginación y creatividad, explorar y vivir aventuras. Se desarrolla la capacidad intelectual. Son muñecos sencillos, fáciles de manejar, con muchos complementos que permiten elaborar historias en las que recrear roles con los que aprender. Esa es la base del juego, representar la realidad.

Sin embargo, muchas personas de cierta edad (taytantos), mujeres y hombres, hemos sufrido una regresión a la infancia solo para jugar con estas figuritas. En mi caso, es cien por cien justificable, ya me alucinaban de pequeña. Con el tiempo fueron guardados en alguna caja, y allí se quedaron, hasta que tuve hijos. Desde luego reconozco mi culpa en su afición por estos juguetes, y me han salido callos en las rodillas de estar en el suelo compartiendo aventuras clickeras con ellos, jugando tardes enteras.

No sé bien cuando pegué el salto, cuándo empecé a comprar clicks pensando en mí. Mi marido ya no sabe qué hacer con tantos muñecos y cajas y me ha echado el alto. Muchas veces crear mundos jugando me han sacado de momentos tristes. Las redes sociales han sido cruciales supongo. Empecé coleccionando imágenes de aficionados y coleccionistas, tantas que ocupan muchos gigas en mi ordenador.

Me uní a varias páginas de las diferentes asociaciones (AMCLICKS, AESCLICKS,  Playmobil España) tiendas online y de frikis como yo (playmoscars, su colección playmobil, I love clicks, playmotv Paco Cardona, clicktomizarte by Elenita click).

Descubrí mercadillos (Toy Market Madrid, Mercado del juguete de Madrid) y tiendas físicas, de primera y segunda mano, todo un mundo del coleccionismo en el que se mueve muchísimo dinero e intereses comerciales. La perdición, como dicen en mi pueblo, ha sido la apertura de la Tienda Oficial de Playmobil de España en Madrid, muyyyy cerquita de mi casa.

Descubrí exposiciones de dioramas espectaculares, privadas y solidarias de diferentes asociaciones y grupos de aficionados (por ejemplo, en el  Hospital Ramón y Cajal de Madrid hay un diorama de AESCLICKS para amenizar a los niños en la planta de pediatría), concursos de fotografías, arte en pintura (MANUEL PASTOR es un crack, te pinta lo que le pidas).

Y lo más de lo más, poder crear tu propia figura, customizar le llaman. No os podéis hacer una idea de los tutoriales que hay, de cómo desencajar sus partes sin romperlos, las pinturas y materiales para retocarles… Todo un universo para descubrir por una clickera como yo.

Como el protagonista de Gladiator, siempre llevo en mi bolso el alter ego de mi familia en formato click, y como no me gusta poner fotos de mis hijos en facebook, empecé a ponerlos en mis fotografías familiares si visitamos algún lugar… Y ahora fotografío mi mundo a través de estas figuras.

Después de cuatro años de afición intensa puedo considerarme casi una coleccionista. He creado una página en Facebook llamada Cristiclika para mis fotografías, donde me siguen más de 140 personas de todos los lugares del mundo, haciendo amigos en Portugal, Canadá y Alemania, y por toda España. Colaboro en la Revista Zitus, donde mi otro yo en formato pequeño enseña cosas a los más pequeños. También los utilizo en mi trabajo diario con los chavales que doy clase o como herramienta terapéutica… Hay gente que no lo entiende, que se ríe y me llama inmadura, y es posible, pero no me importa,  vamos, que yo ya no puedo vivir sin ellos, sin mis clicks no sería yo, todo el mundo me conoce por estas frikadas y alucinan cuando me ven hacer fotografías en los lugares más insospechados. Tengo muchas anécdotas divertidas y algunas muy emocionantes, mi familia y mi mejor amiga me ayudan sujetándolos para mis fotos. Ahora estoy probando con fotos en movimiento y vídeos animados. No quiero perder a mi niña interior.

Así que animaos, empezad a investigar, disfrutad de la vida a través de esta sonrisa perenne que tienen los Playmobil. Sacad al niño que lleváis dentro aunque sea un ratito al día. Pero sobre todo, SMILE! (una pequeña sonrisa es para muchos otros un gran mundo).

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Cristina Aparicio

Cristina Aparicio Corrales. Licenciada en Psicología, con certificado de aptitud pedagógica, colaboradora en RedgeneraCommunity. Con más de 10 años de experiencia como educadora y gestora de... Saber más...