Promesas incumplidas en tiempo de rebajas

Promesas incumplidas en tiempo de rebajas
Lunes, 29 de Febrero del 2016     |    Por Myriam González...

Promesas incumplidas en tiempo de rebajas

Las rebajas son un pequeño monstruo que consigue que hasta el más honrado mienta como un bellaco. En Glup Glup te hacemos un repaso a las cinco promesas rotas más famosas de estos días de compras.

A puntito de que el cartel de “Rebajas” desaparezca de todos los escaparates de la ciudad, lo hemos vuelto a hacer. El síndrome del pez “coño, un cofre” en versión secano y con tarjetas de crédito de por medio. No pasa nada, lo volveremos a hacer y punto.  

Esas promesas de cuando se escucha “te lo mereces” con voz radiofónica lasciva y dices, “pues sí, me voy a dar un homenaje, pero precisamente no en tu tienda” y organizas un plan bien trazado para ir de rebajas.

(Efecto Flashback) 7 de Enero, Los Reyes ya están camino de Oriente y no contentos con sus regalos queremos hacer acopio de más. Para colmo las Rebajas duran casi tres meses y da mucho tiempo para engaños. 

1.Ya empiezas mintiéndote, te haces una lista de cosas que necesitas muuuchísimo y que vas a comprar de forma escrupulosa, ni una más. Efectivamente te la saltas a la primera de cambio y compras cosas que no están en tu listita. ¡¡Es que las necesitas muuuchísimo y no lo sabías!! Tú misma te inventas tus propias excusas y te dices, “otro vestido, ¿que tengo muchos? Me viene fenomenal, este año tengo muchas bodas.”

Si quieres ser sincera, ve en pelotas a comprar. Así puedes decir que lo necesitas sin remordimiento ninguno

2. Te haces un presupuesto de gasto para cumplir de forma escrupulosa también. Te dices, "de estos euros ni subo y ni bajo". Puede que lo cumplas de primeras, pero las Rebajas son demasiado largas para no verse tentada por cada uno de sus pequeños demonios que están repletos de etiquetas con pegatinas sobrepegadas una encima de la otra con precios cada vez más bajos. Y ese presupuesto se queda en papel mojado. La justificación, “¡¡son cosas que necesitas muuuchísimo!! ¿vale?”

Desde tempos inmemoriables las mujeres necesitamos cosas. A cholón. 

3. Del engaño del falso presupuesto está su prima hermana, la gran mentira de la tarjeta de crédito. “Esto lo pago con el sueldo del próximo mes, no cuenta como presupuesto de este mes”. Es así, no te han robado la tarjeta de crédito, has gastado todo, tú solita. 

4. Otro gran hit de los engaños de la época discount: “uy, si está al 70% me lo tengo que comprar. Vaya, una talla 36, creo que metiendo tripa me vale”. Comprar ropa que no es de tu talla grande o pequeña forma parte de la seducción de los precios rebajados. 

Si encojo un poco los dedicos, me valen seguro

5. “En Rebajas se compran Rebajas”, dices. Y como otro engaño más de esta época te ves seducida por esas prendas de “nueva colección”, que siempre son más bonitas que las de Rebajas. Te dices, “esta no llega a Rebajas ni por asomo” y claro, rompes tu promesa. Por supuesto, “esta compra no computa en tu presupuesto de Rebajas”. 

¿Y cuando acaban las rebajas? ¡Pues necesitas muuuchísimo las cosas de nueva temporada. ¿Qué haces con un abrigo de paño estupendo que te costó una miseria y que antes valía un pastón en plena primavera? Lo que necesitas ahora es ese vestidito de flores, porque la primavera está al caer, y al fin y al cabo, lo necesitas. 

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Myriam González de Prado

Myriam González de Prado (Madrid,1981). Estudió Publicidad, pero como quería tener un mejor futuro, pasó de las ingenierias y decidió estudiar Periodismo. Con dos licenciaturas, prefiere... Saber más...