Cinco errores que cometeríamos si nos nominaran al Oscar

Cinco errores que cometeríamos si nos nominaran al Oscar
Miércoles, 24 de Febrero del 2016     |    Por Alicia Santurde

Cinco errores que cometeríamos si nos nominaran al Oscar

A no ser que seas Leonardo DiCaprio no estarás acostumbrada a estar nominada en la gala de los Oscar, pero tranquila, en Glup Glup tenemos las claves para que ese día sea un éxito y aunque te quedes como el pobre Leo, borracha y sin estatuilla, puedas decir que recorriste la alfombra roja sin cagarla, que ya es un premio.

Ha sucedido. Tú, sin experiencia previa en interpretación salvo una función del colegio en la que hiciste de árbol y algún que otro espectáculo callejero bajo los efectos del alcohol, fuiste elegida por un director independiente como protagonista de su nueva película de autor y bajo presupuesto. Accediste a participar porque te apuntas a un bombardeo y resulta que ha sido la película de moda en Sundance, Toronto y el festival de cine independiente de Nueva york ¿y ahora? !Nominada a los Oscar! Una nominación como mejor director y tú, su musa, su fetiche, como mejor actriz revelación.

Solventados los First World Problems en cuanto a la selección de modisto para vestirte en la gala y ante protagonizar el photocall, tienes que luchar contra tu naturaleza para evitar los cinco errores garrafales que todos cometeríamos si nos nominaran a los Oscar:

LLEVAR A TU MADRE

Madre no hay más que una y se merece pintarse el ojo e ir a la alfombra roja, de acuerdo. Que cuando lo hace Leonardo Di Caprio o Ryan Gossling queda adorable, eso es así, y que Melanie Griffit y Dakota Jonhson son puro glamour posando juntas, eso no hay duda, pero seamos sinceros ¿están nuestras madres preparadas para una alfombra roja? ¿estamos nosotras preparadas para llevar a nuestras madres a tan magno evento? Si no quieres que se pase la alfombra llorando de emoción o colocándote la cola del vestido mientras le cuenta al primer hispano parlante lo guapa que es su hija antes de gritar a Antonio Banderas cuando lo vea aparecer, mejor no lleves a tu madre. Págala un buen hotel en Los Ángeles y una sesión de compras por Rodeo Drive, pero esa noche, mejor vete sola que queda mas misterioso y siempre la situación será mas controlable.

Ryan prefierió llevar a su madre y su hermana. Tú no lo hagas, tu hermana podría terminar enrollándose con tu amado Michael Fassbender y joderte la gala y hasta el resto de tu vida

SALUDAR CON LA MANO

Y lo sabes, el primer momento que te enfrentes a todas las cámaras sedientas de fotos y griten tu nombre vas a saludar con la mano como los niños del tren que salían en los títulos de crédito del Barrio Sésamo. NO, postura firme, ensayadísima por supuesto, y sonrisa radiante, que tienes que salir bien en todas las fotos y no vas a poder elegir después las que más te han gustado para ser publicadas.

Stacy Keach no le explicó a su mujer esta norma, por eso parece tu abuelita despidiéndose cuando te vas del pueblo

TETAS O ESPALDA

Salvo que te llames Jennifer Lopez, Beyoncé Knowles-Carter o Sofía Vergara, en esta vida hay que elegir. No dudamos de tu sex appeal y de que llevas semanas preparándote para tu primer gran evento como estrella de cine en ciernes, pero procura que tu vestido solo muestre, o bien tu espectacular escote, o bien tu espalda que termina en tu poderoso trasero Eres primeriza en estas lides de la alfombra roja y como tal, es conveniente que tengas que vigilar solo un frente, no sea que haya algún descuido y aparezcas en los arrgs del Cuore.

Creo que Sofía Vergara eligió tetas. O TETAS, no estamos seguros

ABRAZAR

No, no conoces a Jonny Deep. Aunque te parezca un tío genial y espontáneo no es tu amigo, y no debes abrazarlo en un momento de exaltación de la amistad imaginaria porque te le hayas encontrado en la alfombra roja. No quedes de loca, no quedes de stalker, hay que intentar mantener la dignidad toda la noche (y la gala es muy larga).

OJOS O LABIOS

Sólo hay una persona capaz de maquillarse exageradamente ambos y ¿triunfar? y esa es Helena Boham Carter. No parezcamos Robert Smith haciendo el paseillo de la vergüenza, asesórate con un buen maquillador y elige, o esa mirada gatuna bien remarcada a lo actriz italiana de los cincuenta o unos labios matadores listos para dejar el carmín en todas las copas de champagne que puedas engullir esa noche, pero ambos déjaselo a las expertas, ya te aventuraras el año que viene.

Helena en la fiesta postgala aguantando la chapa de Michael. Si no quieres acabar con ese gepeto ya sabes que te toca elegir

Y lo más importante que tienes que recordar: Jennifer Lawrence siempre va a ser más guay que tú (y que todas). Arrímate a ella a ver si sales de refilón en su selfie de colegueo y rompéis internet. Y trata de no pasar desapercibida, caerse al suelo a causa de los tacones o emocionarse mucho al recoger el premio recordando tus humildes orígenes siempre está bien visto y te mantendrá en los resúmenes televisivos de la gala.

Disfruta de tu momento, nobody puts a baby in the corner.

Enviar por WhatsApp

Este artículo lo ha escrito...

Alicia Santurde

Alicia Santurde. Cantabra en Madrid sobreviviendo a base de queso y sarcasmo, discos, series, películas, libros y viajes. La oxitocina no la deja pensar.

... Saber más...